Archivo de la categoría: 02 – Educación

Aportes para una educación que sirve para la dignidad de nuestro pueblo y desde ahí nuestra democracia republicana.

GRAN ACUERDO NACIONAL EDUCATIVO * GANE

A lo largo de las últimas décadas, incluyendo gobiernos dictatoriales y democráticos, se han formulado innumerables diagnósticos de nuestra educación. También se han puesto en práctica varios intentos de reforma educativa. Nada nos ha servido, seguimos viendo que los resultados de evaluaciones, nacionales e internacionales, hechas a nuestros alumnos dan resultados de los que no podemos sentirnos satisfechos. Algo similar surge de la experiencia de los empresarios en sus búsquedas de empleados, les resulta necesario dedicar bastante tiempo para darles la mínima formación para que puedan desempeñarse, formación que se supone debiera asegurar la educación secundaria. Las universidades a su vez, han incorporado materias de lengua y ciencias exactas en los cursos de ingreso o en el currículo de los primeros años para suplir esa misma carencia.

Esa realidad educativa, va de la mano de la caída de nuestra economía, del crecimiento de la pobreza, de la violencia y del escaso conocimiento de lo que es vivir en una república con democracia.

Mientras esto ocurre, vemos que países vecinos nuestros han superado los logros escolares de sus alumnos y sus economías muestran crecimiento, incluso en campos en los que Argentina era líder latinoamericana.

Esto, me basta para no querer incurrir en un nuevo diagnóstico. Además, muchos diagnósticos han sabido quedar sólo en eso, sin acciones o propuestas concretas para superar lo diagnosticado. Me interesa más avanzar, en proponer ideas, acciones. No por creérmelas, sino porque es lo que se necesita. Proponer, explicar, difundir, abrir el diálogo, atender críticas y mejoras, aprender, reelaborar. Y así seguir, hasta que se abra el camino y las ideas pasen al terreno de los hechos.

La revolución educativa

La palabra revolución no deja de despertar temores, habida cuenta de las experiencias que bajo ese nombre han sembrado terror, persecución y muerte. La palabra   deriva del latín revolutum, que significa “dar vuelta” algo. En tren de ampliarla más, se dice que es un cambio o transformación sustancial de alguna estructura que en un determinado momento se ha convertido en obsoleta o inútil. Revolución que puede ser social, política, económica, de salud, educativa, etc. De ahí que hay quienes usan como definición de revolución al “cambiar la lógica de los acontecimientos”.

Por lo general, ese dar vuelta, esa transformación sustancial, requiere el requisito del corto tiempo. Lo que hasta ahora, ha exigido, en los casos conocidos, una buena dosis de violencia y totalitarismo. Lo que ha originado el temor que muchos le tienen al concepto y hasta a la misma palabra. No es mi caso, no le tengo temor a decir que Argentina necesita una “revolución educativa”, un dar vuelta el sistema que hoy tenemos y que no nos está permitiendo tener una educación que logre en las personas conocer, saber, trabajar y crear, lograr la dignidad personal y contribuir a la dignidad nacional.

No podemos permitirnos ser cómplices de la destrucción de nuestra Patria, desde la pobre y escasa educación que tenemos actualmente. Digo pobre y escasa, porque no miro las luces, los logros de unos pocos, sino el conjunto de la educación en las zonas carecientes, en la soledad rural, en fronteras.

Una revolución educativa debe garantizar la mejor educación a todos los hombres, en su integralidad personal, a lo largo de toda su vida, hasta donde lo permita su capacidad.

Los responsables

Indudablemente una revolución educativa ha de ser obra gubernamental, no de un período de gobierno, no de una persona, no de una sola expresión política. Habrá de ser obra de algo que hasta la fecha no conocemos, pero que sí necesitamos: una política de estado, que abarque al menos, cinco períodos presidenciales, por lo que deberá necesariamente, ser acordada por un conjunto de expresiones políticas partidarias, cuyo común denominador sea humanista, republicano y capaces de trabajar intensamente con la honestidad imprescindible para que lo bueno se geste, instale y dure.

No estamos frente a una posibilidad así. Nuestra política, no sabe de estas cosas. Tiene vuelo bajo, hay poco de fundamentos ideológicos, es sectaria, de corto plazo, demasiado amiga del poder y sus beneficios.  De ahí que educar al pueblo tal como éste lo merece, no le resulta favorable a su apetencia a un poder de larga y productiva duración.

Necesitamos un diálogo nacional para resolver nuestra educación. Diálogo que como supo decir Pablo VI, “es esencial como medio para encontrar la verdad.” Diálogo que sólo puede darse si nos dedicamos a la” cultura del encuentro”, como forma de resolver la grieta que tanto fomentamos en el día a día, logrando dividirnos y enfrentarnos cada vez más. Ya es hora de dejar de lado la división y la pelea entre argentinos. Demasiado bien hemos hecho eso, tanto como el daño y retraso humanístico y material que nos ha causado.

En la educación debemos encontrarnos todos los argentinos. Quizás, pueda abrir el camino de superación de todo lo que nos divide y enfrenta. Es el momento de dedicarnos a mejorar y potenciar nuestra educación.

Primer paso

Por lo dicho, la revolución educativa que necesitamos no puede ser obra o responsabilidad de un gobierno o de un partido o frente electoral, mucho menos de una persona.  Necesitamos una convocatoria que incluya a expresiones políticas, gremiales, sociales, empresariales, universitarias, expertos y pueblo general para ponernos, todos, a acordar de una buena vez, una política de estado para la educación argentina.

Debemos dejar de cacarear con que el futuro será de una sociedad del conocimiento, mientras no seamos capaces de concretar esas afirmaciones en acciones a lo largo de al menos los próximos veinte años. No tendremos un fuerte desarrollo socio – económico, sin los técnicos, los pensadores, los humanistas y los creadores que formemos nosotros mismos. No habrá un fuerte desarrollo económico – social, mientras sigamos con los “commodity” y comprando el fruto de quienes han invertido por generaciones en la educación, al punto de ser los líderes mundiales en el conocimiento.

A esa convocatoria, a esa unidad en el diálogo, la propuesta y el trabajo que revolucione nuestra educación, la llamo GRAN ACUERDO NACIONAL EDUCATIVO – GANE.

A su vez cada jurisdicción deberá convocar de modo similar para llevar adelante lo suyo en concordancia con lo nacional.

Este Gran Acuerdo deberá: planificar las grandes líneas de acción por 20 años; acordar y coordinar las acciones de corto y mediano plazo; auditar el funcionamiento de la educación en todas las jurisdicciones y el uso de los recursos; evaluar los resultados, aconsejar correcciones, ampliaciones, etc.; evaluar la marcha de las grandes líneas de acción y efectuar los cambios y adecuaciones convenientes.

Es fundamental que todos los argentinos y todas sus distintas organizaciones tengamos en claro y participemos de la idea que sin educación iremos cada vez más atrás en el desarrollo integral como país. Cada vez más atrás en un mundo que basa su avance en el conocimiento. Mucho se habla de la importancia del capital que significa el conocimiento, pero no hay políticas que permitan desarrollar y alcanzar niveles óptimos de ese necesario conocimiento.  

La política educativa debe convertirse en motor de la transformación nacional en unidad y encuentro.

Ideas centrales del GANE

Hemos tenido los argentinos, varios intentos de reformas educativas. Las que supieron centrarse en cambios de la estructura escolar, en la duración de los ciclos, en cambiar determinados estudios de nivel, en provincializarlas “de prepo”, quitando y agregando asignaturas, modificando contenidos, copiando del extranjero, etc. Hasta ahora ninguna ha dado los resultados esperados en cada oportunidad. Es que no cabe centrarse el cambio educativo en un sola de sus manifestaciones. Toda la   educación es la gran prioridad y en ella, nos encontraremos con múltiples prioridades coexistentes. Lo que, por cierto, nos exigirá centrarnos en todas ellas y con la suficiente visión y agilidad, como para atender a las nuevas exigencias que surjan a medida que se avance.

Como dije antes, la gran prioridad es la educación. Por lo cual, viene bien mirar otras realidades educativas. Finlandia es el país que con mayor frecuencia es ubicado entre los mejores sistemas educativos mundiales. Pues bien, hemos leído y escuchado de varios gobernantes finlandeses que ellos tienen tres prioridades: educación, educación y educación. Lo que viene ocurriendo desde hace no menos de cincuenta años, llegando así un elevado nivel educativo en toda su población, lo que le permite afrontar con éxito, cualquier situación socio –  económica conflictiva.

Lo fundamental es acordar una política de estado con objetivos y metas a corto, mediano y largo plazo, que no sean rígidos, sino que vayan siendo repensados a medida que se vayan logrando y vayan modificando la situación inicial.

El acuerdo nación y jurisdicciones provinciales es clave. Allí es donde debemos poner todo el peso de nuestras capacidades y voluntades. Paralelamente, y ante la evidente desigualdad en recursos humanos y económicos, es necesario que el gobierno nacional tenga mayores responsabilidades en la educación, muy por encima de lo que hace actualmente, tras la provincialización de casi toda la educación inicial, primaria, secundaria y superior no universitaria. Quizás deba participar en los aportes económicos necesarios para incrementar equitativamente los salarios docentes; quizás en hacerse cargo de todos los institutos de formación docente, para llevarlos a un sistema de exigencias y de evaluación similares a los existentes en el ámbito universitario; quizás en construcciones escolares muchas y modernas.

Seguramente habrá otras ideas al respecto, pero insisto en que, para alcanzar equidad en todo el sistema, el estado nacional no puede desentenderse tanto de la educación. La actual responsabilidad de las provincias en la educación obligatoria nos presenta notorias y graves diferencias entre unas y otras, que necesitan superarse y resolverse. Sin dejar de respetar nuestro federalismo, es necesario darnos una estructura de trabajo nacional en equipo, para ayudar, sostener, potenciar, evaluar, corregir, etc.

Logrado un acuerdo como el GANE, determinando los niveles de participación y financiamiento que le quepa a los estados provinciales y nacional y los mecanismos de supervisión y evaluación permanente, vendrán a posteriori los cambios estructurales, los contenidos, etc. En fin, todo lo concerniente a enseñar conforme los avances de las ciencias de la educación, adecuándolos a nuestra realidad.

Primero la decisión y organización de la política educativa nacional. Inmediatamente después, lo técnico – científico de la enseñanza – aprendizaje – aplicación.

La docencia como eje

Ya dije de cómo se mira y admira a Finlandia por sus logros en educación. Por cierto, que la realidad poblacional, laboral, socio económica de Finlandia es sustancialmente distinta a la nuestra, lo que nos lleva a no copiar todo lo que allí se hace, mucho menos querer hacer lo último que hace Finlandia, queriendo saltar los pasos dados en décadas. Lo que debemos copiar, sí, de Finlandia es el concepto de la educación como objetivo prioritario de la nación, la docencia con altos niveles de exigencia en su formación inicial y en su especialización posterior, los excelentes salarios y el alto nivel de reconocimiento y prestigio social que posee la profesión docente. Algo así se está intentando en algunos países de nuestra América Latina. Entre nosotros se habla mucho de muchos temas, pero de mayores exigencias y de salarios dignos, poco y nada se concreta.

El acuerdo que logremos deberá dejar claramente explicitado que todos los participantes en educación, debemos tener notorias exigencias mutuas. Me refiero a alumnos, familias, sociedad, directivos, legisladores, gobernantes, medios de comunicación. Todos y cada uno de esos sectores debe poder y saber exigir a los otros. Porque así la sociedad toda cumplirá con su responsabilidad en la clave misión de educar, que debe ser prioridad nacional fundamental, de por vida.

¿Cómo comenzar, dado la mala y muy diferente realidad educativa nacional, un proceso de revolución educativa?

Así como primero debe darse el acuerdo político nacional sin el cual no será posible hacer nada, se necesita contar con aliados como para vencer las resistencias al cambio, tan frecuentes en la educación.

Ese aliado clave es, a mi juicio, la docencia.

De ahí que proponga un aumento salarial por encima del incremento del costo de la vida, hasta llevar a la profesión docente a convertirse en una de las mejores pagas en el país. No se trata de una ligera propuesta demagógica. Primero el reconocimiento, luego los aumentos escalonados, progresivos, algo así como aquella “tablita” para el costo del dólar que conocimos décadas atrás. Pero conocida y aceptada por la docencia y que se cumpla rigurosamente.

* Declarar a la docencia como Constructora de Futuro, dignificándola y potenciándola en su formación, lo social y lo económico, querida por todos y deseada por las jóvenes generaciones. Todo lo cual conforma un acto de estricta justicia profesional.

* Una docencia dignificada y potenciada, llevará paulatinamente a eliminar la conflictividad con que se vive la educación argentina y bajar el importante nivel de ausentismo. Por cierto, que se busca también así, convertir a la docencia en la principal aliada de la Revolución Educativa.

* Incentivar las vocaciones docentes mediante becas importantes.

* Un reconocimiento salarial así, les da autoridad moral a los gobernantes para exigir todo lo que puede y debe dar un docente, al tiempo que abrir el camino a mayores niveles de especialización de pos grado.

* Otra manera de mejorar el salario es crear paulatinamente, cargos exclusivos en los distintos niveles, comenzando por los niveles inicial y primario. Estos cargos exclusivos deben alcanzarse mediante concursos, quizás llegue el momento en que no se acceda a la docencia por el solo sistema de puntajes, sino por especialización de pos grado y mediante concursos. Quizás también, en el futuro, con reválidas periódicas.

Esto implica que, a la brevedad, la formación docente en todos los niveles, tenga mayores niveles de exigencia, profundidad para alcanzar no solo el conocimiento, sino también la capacidad de generar nuevos conocimientos y nuevas formas de trabajar en el aula.

La docencia argentina debe convertirse en el gran motor que logre la revolución educativa que se planifique mediante el GANE. Por eso debe ser la “profesión mimada” de la Argentina. Mimos que deberá saber ganarse con la calidad de su preparación y dedicación laboral.

Otras ideas

* Instalar en el pueblo todo y especialmente en el Estado Nacional a la educación como prioridad nacional primera, principal y permanente.   Eso se hará mediante:  Planificación nacional integral; Incremento presupuestario, especialmente invertido en lo humano; Los medios de comunicación social al servicio de los objetivos educacionales; La participación de fuerzas políticas, organizaciones gremiales, empresariales y sociales.

* Debemos abandonar toda expresión de individualismo, de egoísmo y demagogia, para avanzar hasta con el sacrificio y el heroísmo con que supieron luchar los padres de la patria.

* Un GANE para 20 años necesita de la jornada extendida o completa. Lo que está legislado, pero con cumplimiento entre nulo y escaso, a excepción de la CABA. Este tipo de jornadas requiere a su vez de edificios que las permitan para todos los turnos en que reciben alumnos. Lo ideal es que cada escuela reciba un solo grupo de alumnos durante más horas, pero ese sueño está fuera de las inmediatas posibilidades económicas. Debe ser un objetivo a largo plazo.

* Las construcciones escolares y las modificaciones y ampliaciones que se hagan deben adecuarse a las nuevas exigencias educativas. Deben privilegiarse las zonas más carecientes para construir los mejores edificios.

* Los contenidos y la didáctica deben garantizar que nuestras jóvenes generaciones logren: El conocimiento básico en todas las ramas del saber, alcanzado por la humanidad; Usar solidariamente ese conocimiento en beneficio de su vida personal, familiar, social; Ejercer el juicio crítico y su capacidad creativa para mejorar la vida; Ser capaz de generar más conocimiento.

* La formación que reciban nuestros niños y jóvenes debe ser equilibrada entre lo científico, lo humanístico y lo social. Rescatando los sólidos valores con los que se construye lo mejor de nuestra vida.

* El amor al prójimo como valor propio de creyentes y no creyentes, debe ser el motor de los logros de nuestra Revolución Educativa.

* Las nuevas tecnologías ayudan y mucho, pero no deben reemplazar la relación, el trato humano. La persona humana es la medida de todas las cosas, no el dinero, el poder, lo material.

* Reconvertir al Consejo Federal de Educación, poniéndolo al servicio de estas prioridades, para que planifique, audite y evalúe lo que se hace en cada jurisdicción; tanto en las metas como en el uso de los recursos asignados.

* Cuestiones de organización, planes de estudio, contenidos, etc. exigen también una propuesta revolucionaria. No es lo que más domino. Además, desde grandes lineamientos, como éstos, deben trabajarse entre las jurisdicciones para acordar. 

A modo de síntesis

Siempre hay más, mucho más para decir y proponer en materia de educación en una situación de decadencia educativa como la que transitamos los argentinos en este momento. Vayan estas ideas, como para plantear una nueva, distinta y   hasta ahora no transitada, vía de encarar los cambios tan imprescindibles. Nunca hemos logrado algo así. Lo intentó el Congreso Pedagógico convocado por el Presidente Alfonsín, el que no llegó a ser lo que debió ser.

¿Nos animaremos a encontrarnos y acordar en materia educativa, como para demostrar que somos conscientes de que el futuro está en el conocimiento y que queremos que ese conocimiento llegue a todo nuestro pueblo, según sus capacidades, sin discriminaciones, ni limitaciones materiales? ¿Aceptaremos mayores niveles de responsabilidad y de exigencias en lo que estudiamos y hacemos? La docencia argentina, ¿podrá ser como estimo, el motor que nos lleve a dónde queremos y debemos ir?

Desde lo que sé y desde mis convicciones, hago esta propuesta y quedo a la espera de respuestas, comentarios, críticas siempre en tren a perfeccionar ideas. Los invito a que nos encontremos y demos el primer paso de una convocatoria amplia y generosa para poner en marcha el GANE. O como se lo quiera denominar en el futuro.

Finalmente, me permito recordar lo dicho por Sarmiento en el Senado de la Nación:

Todos nuestros problemas, son problemas de educación.

Que nadie se ría, como hicieron algunos senadores en ese momento.

SAN LUIS. 20 de noviembre de 2019

ley para las escuelas generativas

El pasado 2 de octubre la Cámara de Diputados completó la aprobación de la ley propuesta por el ejecutivo provincial referida a las escuelas generativas y hay mucho para decir de esto.

Encuadre de las escuelas

El artículo 1° de esta ley que aún no fue publicada por lo que aún no se conoce su número, dice “Crear en el Sistema Educativo el proyecto pedagógico innovador ESCUELA GENERATIVA en el marco de la ley II-0035-2004”.

Lo primero que cabe decir para la correcta información de todos, es que se cita un Sistema Educativo que no existe. Un sistema en este caso, es una norma que fija objetivos, procedimientos, estructura básica para toda la educación provincial, determina su forma de gobierno, la participación de sus integrantes, financiación, etc. San Luis es una de las muy pocas provincias que no poseen una ley general de educación. Tenemos una serie de leyes, que se modifican, se anulan o reemplazan, sin un marco normativo general, lo que a mi juicio solo contribuye a la confusión, al desorden y surge del desconocimiento educativo o de querer gobernar desde el desorden y la confusión.

La segunda parte de este artículo incluye a las escuelas generativas dentro de las escuelas experimentales (Ley II-0035-2004), por lo que bien podría haberse evitado esta ley, y tan solo emitir un decreto reglamentario más específico para las generativas.  Lo que no se hizo cuando éstas aparecieron, se blanquea ahora, con esta sobre actuación en busca de publicidad y de reconocimiento como provincia innovadora.

Esta ley recientemente aprobada incluye a las generativas dentro de la modalidad “gestión social” que prevé la ley 26206 y aquí se las promueve en clubes deportivos y asociaciones civiles. Algunas reciben en préstamo edificios públicos. Mientras que los clubes tienen tanto interés en contar con sus escuelas generativas porque a cambio de ellas, reciben importantes aportes económicos para arreglar sus instalaciones. De que tengan experiencia o sepan algo de educación… no se habla.

Proyecto

Ratifico lo dicho y escrito sobre este tema: aplaudo la idea básica de querer innovar, cambiar la educación. Esa necesidad no está en discusión. Pero quienes buscan el cambio debieran conocer qué es y cómo se hace la innovación en educación. Como toda ciencia tiene su forma de investigar en lo teórico y lo práctico, informar, recibir aportes, críticas, revisar, corregir, aplicar progresivamente las ideas innovadoras y vuelta a comenzar desde la información.

No he encontrado ningún trabajo científico publicado, difundido o informado que nos diga los sustentos teóricos de la “idea generativa”, ni mucho menos cómo se aplica. Nada en Argentina ni en el resto del mundo.

En una innovación educativa intervienen aportes epistemológicos, psicológicos, pedagógicos, didácticos, sociológicos, etc. Nada de eso se conoce, ni en su etapa previa, ni en lo que se está haciendo desde hace tres años. Es imprescindible para el avance de toda la educación, el que se den a conocer estos fundamentos, el cómo se aplican y los resultados que se van obteniendo.  Las ciencias de la educación no son ciencias ocultas, impactan en las jóvenes generaciones y desde ahí, en el futuro de toda la sociedad. Debemos saber de qué se trata.

Lo poco que se conoce es lo publicado por la Agencia de Noticias del gobierno provincial el 10 de agosto de 2016, citando al gobernador Alberto Rodríguez Saá:

“Les pusimos generativas porque hay una expresión del arte que se llama “arte generativo”, en el que el artista comienza con un punto, no sabe cómo seguirá, pero va a terminar en una obra de arte, y nosotros arrancamos con el desafía de educar, de darle la mejor educación a nuestros chicos y de que lo hagan jugando en la forma en que quieran hacerlo. No sabemos cómo sigue, pero sí sabemos que el final es una obra de arte, que es la mejor educación para nuestros chicos.”.

Está dicho que no saben cómo será el proceso enseñanza-aprendizaje, que los alumnos se educarán jugando en la forma que quieran. Es un reconocimiento de la improvisación que pretende reemplazar la falta de un proyecto estudiado, fundamentado, ensayado y revisado antes de llevarlo a la práctica.

No se puede trasladar tan ligeramente una modalidad artística a la educación. Un punto en un lienzo puede generarle al artista una obra de arte, pero para que una idea de un alumno sobre deporte, arte, naturaleza, cultura o lo que sea su interés, lleve al conocimiento, hay que trabajar mucho para verificar que puede funcionar y luego en la formación de los docentes.

Otra información de la Agencia de Noticias gubernamental, esta vez del 9 de setiembre de 2016, incluye nuevos conceptos del gobernador Alberto Rodríguez Saá: “El que quiera innovar, innova, y con el acuerdo de los padres, que estarán mucho más presentes.”

Protocolo en lugar de investigación

A falta de una investigación seria, aquí se elaboró un protocolo que el gobernador presentó en conferencia de prensa el 8 de setiembre de 2016. Este protocolo que me fue entregado cuando pedí información en el marco de la ley de Acceso a la Información Pública, por el entonces Ministro de Educación Lic. Marcelo Amitrano y con la firma de la Lic. Clelia Odicino, a cargo en ese momento del programa responsable de estas escuelas. Este protocolo comprende siete páginas con grandes márgenes y muy espaciado su texto. Contiene una serie de conceptos cuya validez e importancia no se discuten, tales como escuelas no graduadas, personalizadas, creativas e innovadoras, fomentar el talento desde edad temprana, acompañar a los estudiantes para que encuentren su vocación, etc. Pero su sola enunciación de poco sirve, si no hay desarrollo de la idea.

Cuando el gobernador lo presenta dijo que “están dentro del sistema educativo según establece la ley 1420.” Desconocimiento total y grave del gobernador, porque la bien querida y recordada ley 1420, ya no tiene vigencia, fue reemplazada en 1994 por la ley 24195 y esta a su vez, por la actual ley 26206 sancionada en el 2006. A su vez, el protocolo dice “Las escuelas generativas se enmarcan dentro de la ley 4914 de Escuelas Experimentales, sancionada el 15/10/91”. Esta vez, el desconocimiento es de quienes redactaron el protocolo, ya que esa ley 4914 fue modificada por la 5692, luego denominada II-0035-2004. Es grave que en el gobierno provincial se ignoren leyes educativas nacionales y provinciales.

Este protocolo menciona las propuestas didáctica y curricular, pero ni las desarrolla, ni las explica. Se entiende que eso debe estar incluido en el proyecto de cada escuela, los que por cierto no se conocen y de los que me permito dudar que sean más explícitos que este documento presentado oficialmente.

Un protocolo así, es muy poca cosa, no vale como fundamentación científica comprobada para impulsar una iniciativa de tanto alcance como el que estamos viendo en estos momentos.

Edificios

Dice el protocolo que “El proyecto garantizará espacios amigables, multifuncionales, abiertos, luminosos, aptos para implementar las actividades educativas previstas”. En la citada conferencia de prensa, el gobernador invitó a arquitectos, docentes, directores, gremios que asistan a la conferencia “Des – construyendo la escuela del futuro” a cargo de la diseñadora holandesa Rosan Bosch, responsable de varios edificios educativos modernos que, por lo visto en videos, son extraordinarios.  Es una buena idea la de tratar de imitar esos edificios, pero para qué se gastó tanto en traerla si las generativas funcionan en locales que ni por asomo se parecen en algo a lo mostrado por Bosch. Prevalecen los tinglados polideportivos, en los que trabajan simultáneamente todas las divisiones de grado o de cursos, en un ambiente que alguien me dijo se asemejan a un pelotero.  Recientemente se inauguró una nueva escuela que funciona debajo de las gradas de una cancha de fútbol. Ni hablar por cierto de los edificios de las escuelas más antiguas y de las que se siguen construyendo con la matriz tradicional.  Los dichos van, por un lado, la realidad por otro.

Ley II-0035-2004 escuelas experimentales

Ya que esta nueva ley incluye a las generativas dentro de las escuelas experimentales; veamos que nos dice la ley que crea a estas últimas.

 Art.1°: “El Poder Ejecutivo podrá declarar experimental una escuela con la finalidad de lograr una mayor calidad en la educación, fijando en el mismo acto administrativo planes, programas y metodologías.”

No se conoce que en las generativas se haya fijado planes, programas y metodologías. Si existen no deben considerarse secretos de estado, sino difundirse ampliamente. Si se pide acuerdo de los padres, éstos deben saber de qué se trata y con ellos la comunidad toda.

Me queda lo de” el que quiera innovar, innova”. ¿Es que queda abierta la posibilidad de que alguien no quiera innovar?   ¿Hace falta algo más para hablar de improvisación sin sustento?  

Personal docente.

La nueva ley dice en su  Art.11°: ”Los perfiles profesionales convocados a formar parte de la Escuela Generativa deberán contar con título docente y/o habilitante” [1]. Afirmación que no hace falta incluir ya que está incluida en el Estatuto del Docente Ley XV-0387-2004 (TO).

Una vez más vuelvo a la ley II-0035-2004 que rige para las escuelas experimentales, dentro de las cuales se ubica a las generativas. Esta ley expresa en su Art. 2°: “Los establecimientos educativos provinciales que se encuentran afectados o que en el futuro se afecten, o los que fueran creados según lo dispuesto en el Art.1° de la presente ley, tendrán su propio régimen de ingreso, traslado, ascenso, interinatos y suplencias del personal docente, como así también para su capacitación y perfeccionamiento permanente, protegiendo los derechos y deberes de los docentes que optaren por este sistema experimental. Asimismo, se establecerán normas específicas en el sistema de calificación, régimen de asistencias y convivencia, promociones, exámenes y diseños curriculares propios. Las escuelas experimentales deberán cumplir los requisitos mínimos de las escuelas comunes y como mínimo tendrán los derechos salariales establecidos en el Estatuto del Docente”.

Se nota aquí un dato curioso, mientras que este artículo habilita para la docencia de las escuelas experimentales un régimen propio, la reglamentación de la ley de escuelas experimentales mediante el Decreto 5825-MP-2004, dice en su Art. 11° que el personal docente tiene los derechos y deberes previstos en el Estatuto del Docente. Lo que es correcto ya que tener regímenes laborales distintos es generador de conflictos.

La realidad es muy lamentable y vergonzosa. Parto del hecho que si bien la ley de las generativas se aprobó hace pocos días, desde el primer momento se dijo oficialmente que las escuelas generativas formaban parte de las experimentales. Insisto en esto, porque significa que desde el inicio, los docentes de las generativas debían contar con los derechos y deberes fijados en el Estatuto del Docente. La situación laboral de estos docentes es la de contratados o de monotributistas, categorías inexistentes en el estatuto. Muchos, no cobran en el período de vacaciones.

El decreto reglamentario antes citado, establece que se habilitará una inscripción específica para quienes aspiren a ser docentes de las experimentales – generativas. Además, estos aspirantes deberán aprobar un curso de capacitación y ser evaluados en un coloquio por un jurado integrado por un psicólogo, un pedagogo y un representante de la escuela perteneciente al equipo directivo en ejercicio. Cada aspirante puede proponer un veedor.

Lo investigado muestra que los docentes son designados por la asociación responsable de cada escuela generativa, está sabido que estas instituciones no tienen experiencia ni conocimientos educativos como para hacer algo así. En 2016 el entonces presidente del Club Victoria y responsable de la primera generativa, la Corazón Victoria, me dijo que los docentes fueron propuestos por la Universidad de La Punta.  Otras versiones señalan con insistencia que no todos cumplen con los requisitos de contar con título docente o habilitante.  Pero no puedo confirmar esta versión, que supo circular en referencia a las escuelas chárter y las auto gestionadas también.  

Cabe señalar que los contratos firmados deben señalar claramente que los docentes son tienen relación de dependencia alguna con el estado provincial y que deben ser depositados en el Programa de Relaciones Laborales. Hasta el momento estos contratos son un secreto de estado, inaccesibles para quienes queremos saber.

Además, ya sea por contacto directo o por intermediarios con docentes que trabajan en las distintas formas de escuelas experimentales, sabemos que están amenazados con perder su trabajo si dan información a los “opositores meteretes”.

Advierto un juego mal intencionado: la ley dice que las generativas pueden tener un sistema propio para su personal, la reglamentación de las experimentales encuadra al personal en el Estatuto del Docente y fijan requisitos, pero en la práctica las condiciones laborales para los docentes son las que se les ocurren a las asociaciones, seguramente con alguna “ayudita” de la ULP:

Resulta muy evidente que el gobierno viola o incumple con las leyes y decretos que él mismo genera y promulga. Cosa que para nada me asombra habida cuenta de cómo viola la autonomía municipal e impide la designación del Defensor del Pueblo.

Estas violaciones que denuncio son:

  • Contratados y monotributistas no existen en el Estatuto del Docente y constituyen una clara precarización laboral para la docencia.
  • No hay hasta la fecha una inscripción específica de aspirantes a la docencia para estas escuelas.
  • Se habla de un curso de capacitación, del que no se conoce ningún anuncio previo, ni contenidos, duración, responsables, etc. Si no hay un fundamente científico para estas escuelas, ¿qué capacitación se puede dar?
  • Tampoco se sabe de la realización del coloquio.

¿Se cumplirá con todo esto de aquí en más? ¿Cómo se hará con los que vienen trabajando? ¿Habrá un nuevo decreto que deje de lado para las generativas lo reglamentado para las experimentales?

Lo que se busca

Desde aquella pésima y lamentable idea de las “escuelas chárters”, se hace evidente y cada vez mayor, la intención del gobierno por lograr una privatización de la educación provincial. Privatización que se oculta con la asignación de fondos en la forma de una” cápita” por alumno, pero con proyectos educativos, ejecución y administración privada. Lo que no es otra cosa que cumplir con Breton Woods, cuna del neoliberalismo, en cuanto a la menor responsabilidad estatal en educación y salud. 

Paralelamente se destruye, se precariza la profesión docente, justamente por donde debiera comenzar una verdadera revolución educativa, a través de su dignificación formativa, económica y social.

La discusión parlamentaria

Al tratarse en la Cámara de Diputados, la ley que blanquea las escuelas generativas, se pudo comprobar lo poco que se sabe de educación y lo poco que se investiga un proyecto así.  Por el oficialismo hablaron la Presidenta de la Comisión de Educación, Sonia Ramoska y los diputados Martínez y González Espíndola. Muchas alabanzas a la idea y al gobernador, algunas críticas ya desactualizadas a la “educación tradicional” y nada más. Por la oposición, el diputado Cacace señaló que su bloque tenía libertad de acción, que él en lo personal apoyaba la idea de innovar en educación, señalando escasas y tibias objeciones.  El diputado Abdala, muy brevemente, adelantó su aprobación sin más. El diputado Rigau, si bien también adelantó su aprobación, fue quien más intentó precisar las fallas de una idea así que destruye la profesión docente.

Muy poco y pobre lo de los diputados al tratar una ley educativa que tendrá alto impacto en la vida provincial.  Se registró un solo voto negativo y lo curioso es que quien lo emitió no fundamentó su oposición, por lo que no sabemos quién fue.

Conclusión

No creo que en educación se estén dando palos a ciegas. Este gobierno, de máscara nacional y popular, está actuando como lo pide el neo liberalismo y destruye la educación pública, privatizándola a través de clubes y asociaciones varias que no poseen el conocimiento necesario para sumir una tarea tan vital para un país.

Esta improvisación, no es improvisada. Está siendo ejecutada lenta y persistentemente.

Mientras ese plan se cumple, la política no tiene a la educación como prioridad, porque no le interesa o no quiere, no se ocupa por saber, no por informar y educar al pueblo en lo que la educación puede hacer por él.

Decía el Príncipe de Gatopardo: que todo cambie, para que siga igual. Pero creo que en este caso el cambio es para la cosa empeore.

¡Ojalá me equivoque!

SAN LUIS. Octubre 7 de 2019


[1] Ya debiera conocer el gobierno que lo de “y/o” no es correcto en nuestro idioma.

ACERCA DEL TRABAJO Y LA EDUCACIÓN

Días atrás el hoy senador nacional y candidato a la vicepresidencia de la Nación, Miguel Ángel Pichetto, se refirió a la alta desocupación y a los numerosos planes asistenciales, destacando que hay 400.000 venezolanos trabajando en Argentina, finalizando diciendo que “Hay algo que no está sonando bien”.

La Ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, respondió esos dichos señalando: “Más allá de la dificultad de generar empleo hoy en la Argentina, sin secundario terminado y ninguna capacitación: ¿podés salir a buscar trabajo? ¿vas a conseguir trabajo? No. Entonces, todo este tiempo nos ocupamos de que esas personas que quisieran pudieran formarse. Ahora, el que no quería dejaba de tener la asistencia». Agregando que la capacitación y la educación son dos condiciones obligatorias para mantener la asistencia social, ya que al re empadronarse a la totalidad de los que reciben asistencias, se comprobó que el 80% no tenía el secundario aprobado. Finalmente señaló que “Tenemos muchos que ya están terminando el secundario y muchos recibiendo capacitaciones. Y 27 mil personas que dejaron el plan social para conseguir un trabajo. Pero necesitamos que se generen 400 mil puestos de trabajo para que dejen de tener la asistencia del ministerio que es la única que reciben y puedan generar sus propios ingresos».

Está muy claro que sin los elementos que provee una buena educación es muy difícil conseguir trabajo, ya sea porque para ello se debe dominar el lenguaje oral y escrito, tener comprensión lectora y manejar las matemáticas básicas. Las distintas evaluaciones que desde hace años se vienen efectuado a nuestros alumnos, a través de pruebas internacionales y nacionales, han venido dando resultados pobres y en muchas ocasiones con claro retroceso respecto a las anteriores. Mientras eso nos ocurre, varios países hermanos de América, nos han superado en esas pruebas.

Es lógico que quienes generan trabajo prefieran ocupar a quienes están en condiciones de desempeñarse de inmediato sin tener que dedicar mucho tiempo en formarlos en temas que deben conocerse y dominarse desde la educación obligatoria completa.

Desde hace décadas que además de los malos resultados en las mediciones educativas, arrastramos altos índices de deserción escolar, por lo que también encontramos con muchos padres que no están en condiciones de ayudar escolarmente a sus hijos, llegando incluso, en casos extremos, a no ocuparse en que sus hijos completen sus estudios.

Desde muchos gobiernos, se han creado planes de terminalidad educativa, mediante los cuales en poco tiempo pueden completar la primaria y la secundaria. Muchos miles han logrado así sus certificados de estudios completos. Ratifico lo dicho en otras ocasiones, estos planes sólo sirven para que los gobiernos alardeen de altos índices de terminalidad educativa, según las mediciones estadísticas. Pero si está sabido y comprobado que, con los doce años de educación obligatoria, elevados porcentajes de jóvenes no logran el dominio del lenguaje oral y escrito, no poseen buena comprensión lectora y tienen poca capacidad de resolver sencillos problemas matemáticos, ¿cómo podemos esperar que esas fallas se superen con la breve, liviana y a veces demagógica enseñanza de planes como el FINES, 20-30, PIE, etc.?

Con este panorama es comprensible que quienes den empleo lo hagan a quienes tengan esos conocimientos básicos y fundamentales en la vida laboral actual. Quienes no los tengan, solo podrán aspirar a empleos de baja calidad y remuneración o de seguir dependiendo de la asistencia gubernamental.

Dar solución a esta problemática no es tarea fácil ni rápida. Sobre todo cuando no se la encara desde la base: una buena educación. Al decir buena incluyo, la trasmisión de los conocimientos que la humanidad ha logrado hasta la fecha de acuerdo a edades y condiciones personales; la capacidad de aplicarlos crítica y creativamente en la vida diaria y, por último, la capacidad de generar nuevos conocimientos.

Estamos lejos de algo así con nuestra educación. De ahí que insisto en que la prioridad nacional es la educación por sobre todo. La educación es la base de la vida de los pueblos,  más aún en estas épocas en que se reconoce que la mayor riqueza de una nación es el conocimiento de sus habitantes. Muchos repiten estos conceptos, pero pocos son los gobernantes y legisladores que se dedican a construir esa sociedad del conocimiento. A cambio, caen reiteradamente en la demagogia educativa.

Hago votos para que alguna vez entiendan que TODOS NUESTROS PROBLEMAS SON PROBLEMAS DE EDUCACIÓN, como lo dijera Sarmiento, quien en materia educativa es un ejemplo.

Reitero que es difícil, larga y ardua la tarea de mejorar nuestra educación; quizás por eso nadie se anima a iniciarla con seriedad, convocando a todos a una tarea que en su fase inicial debiera abarcar no menos de cuatro períodos gubernamentales, nacionales y provinciales en unidad.  

Todos los nuevos buenos empleos que se generan exigen conocimiento, de ahí que en este momento debemos reconocer que millones de nuestros hermanos no están en condiciones de acceder a ellos porque ni los gobiernos, ni la sociedad, ni las mismas familias se han ocupado porque las nuevas generaciones tengan la educación que el momento exige. Por cierto, que en una realidad así, la educación no forma parte de las prioridades de las que se hablan en épocas electorales, a las pruebas que provee la actual campaña me remito. Lo que se dice no pasa de los lugares comunes de hablar de construir escuelas, repartir computadoras.  También se repite lo de educación de calidad, y si les preguntamos de qué se trata, dudo que unos cuantos sepan explicar el concepto.

Se aplaude y consulta a Finlandia por su sistema y es correcto porque hay que aprender de quienes hacen bien las cosas. Pero debemos tener en claro, que no se pueden tener sus resultados sin aprender la base del éxito educativo finlandés, sus tres prioridades: primero educación, segundo educación y tercero educación.

SAN LUIS. Octubre 2 de 2019

los premios de las escuelas generativas


El gobernador ARS II sigue con su caprichoso antojo de las Escuelas Generativas. Por lo tanto, hay que seguir diciendo lo que son y de donde vienen..

Su origen.

No nacieron de la búsqueda científica de expertos en educación. Simplemente el gobernador, como artista plástico, extendió la idea del arte generativo a la educación.   Se considera a Eduardo Mac Entyre como el creador del arte generativo, allá por los ‘60. Fue un artista plástico argentino que propuso un arte que genere reacciones, desde una geometría dinámica, provocando efectos ópticos.  Hoy se usan algoritmos, por lo cual termina siendo en buena parte no humano, ya que el artista elige algoritmos que hacen obras de arte de alta perfección e impacto visual., mediante técnicas informáticas. 

Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa

… suelen decir nuestros paisanos.  El arte generativo goza de buena salud en el mundo y se ha enriquecido conceptual y prácticamente con muchos aportes. a través de discusión, estudio, búsqueda, pruebas, cambios, perfeccionamiento, difusión, prácticas, etc.

Pero llevar una idea así a la educación, es harina de otro costal; mucho más cuando se hace un trasplante sin la búsqueda, el estudio, la investigación que exige la educación como ciencia que es. 

El gobernador ARS II se limitó a decir que las escuelas generativas se inspiraban en el arte generativo y se acabó. A pocos meses de asumir este mandato próximo a terminar, hizo el anuncio y comenzó a crearlas y multiplicarlas. No se hizo ni la investigación y el estudio previo, que requiere lo nuevo.  Tampoco se hizo la imprescindible formación de los recursos humanos docentes.

Innovar en educación sin cumplir las exigencias básicas de la investigación es una enorme irresponsabilidad, propia de la ignorancia o del desprecio a la educación.

Actitud gubernamental que va de la mano del silencio ignorante, cómplice o temeroso de quienes no saben o sabiendo callan sin ejercer el más elemental juicio crítico. Justamente, el juicio crítico que todos dicen promover en los jóvenes.

Aplaudo la idea de buscar una revolución educativa en nuestra Patria, desde la búsqueda de nuevas estructuras y metodologías, sin olvidar que ello requiere estudio, investigación, práctica, formación de recursos humanos, tiempo. Lo que obliga a concebir los cambios educativos como políticas de estado de corto, mediano y largo plazo, consensuando con partidos políticos, gremios, asociaciones empresariales, ONG’S, etc. No creo en los iluminados para la imprescindible revolución educativa que necesitamos. Los genios, que los hay, saben que el intenso trabajo le sigue a la inspiración o al hallazgo casual.

Algunos rasgos

A las generativas ingresan alumnos ya alfabetizados con 4º grado aprobado, se las crea con alguna orientación, dentro de instituciones privadas que son los administradores. Estas instituciones, con prevalencia de clubes deportivos, reciben a cambio reciben importantes aportes de dinero para mejorar edificios, etc. Es más un toma y daca, que una vocación por la educación.

La mayoría está funcionando en espacios para nada aptos, prevaleciendo los polideportivos, en donde trabajan simultáneamente todos los grupos de alumnos, en medio del bochinche que tanto se potencia en esos espacios. Flagrante contradicción con la invitación hecha a la diseñadora holandesa Rosan Bosch a explicar sus novedosas propuestas edilicias para escuelas.  Dio la impresión que eso tendríamos aquí, pero no. Solo fue un divertimento, una excusa para pagar honorarios, pasajes y viáticos.

El personal docente, lo selecciona la Universidad de La Punta, sin que se conozca una evaluación de antecedentes ni una formación previa específica que vaya más allá de las breves capacitaciones que pululan actualmente. Además, este personal está por fuera del Estatuto del Docente y sin garantías de estabilidad.

Nos dicen de la alegría de los estudiantes en estas escuelas y no lo voy a contradecir.  Habrá que ver, en el tiempo, si esa alegría sostiene la calidad de los conocimientos que requiere esta época y cuáles son los resultados de estas cohortes en sus estudios superiores o en su vida laboral.

Los aplausos

En junio de 2018, el gobierno provincial batió el parche con las alabanzas dadas a las escuelas generativas por la Directora del Centro de Información de la ONU para Argentina y Uruguay, Sra. Tamar Hahn. Cuya misión en nuestra provincia fue la de informarse sobre educación y sobre el Corredor Humanitario que trae refugiados sirios a San Luis. Estuvo poco más de un día en la provincia, y en una mañana visitó a dos escuelas generativas, la Corazón Victoria y la del GEPU.

La entonces ministra de Educación, Lic. Spinuzza dijo que el objetivo de la visitante era el de “documentar la experiencia para hacer un aporte desde Naciones Unidas”. Tras un año de esa visita, no se sabe de aporte alguno.

La Sra. Hahn tiene una maestría en Periodismo y Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Nueva York y una Licenciatura en Ciencias Políticas en la Universidad de Tel Aviv, Israel.  Es decir, nada en educación. Por lo cual sus declaraciones amables y laudatorias, son las propias de la diplomacia.  Afirmo que quien no es especialista en educación no puede emitir un juicio demasiado atendible, tras estar sólo unas horas en un par de escuelas y escuchando sólo las voces gubernamentales.

En este año se conoció el premio otorgado a las Escuelas Generativas, en la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información 1919 (WSIS Prizes 1919) celebrada en Ginebra, Suiza. Según se lee en la web pertinente, sus objetivos son los de “lograr un éxito sobresaliente en implementar estrategias orientadas al desarrollo que aproveche el poder de las TIC como facilitadoras del desarrollo.”

La WSIS Prices, marca cinco fases para este premio, comenzando por la presentación de las candidaturas por parte de quienes aspiran a esos premios. Luego un grupo de expertos selecciona los que serán sometidos a votación, agrupándolos en 18 categorías. La votación es pública y on line, no se especifica qué alcances tiene lo de público. Ninguna fase incluye la comprobación de los fundamentos presentados por los candidatos. Todo se basa en los propios argumentos de los interesados.

Las Escuelas Generativas de la Universidad de La Punta, fueron premiadas en la categoría 9: “Aplicaciones de las TIC: beneficios en todos los aspectos de la vida. E- learning.”

La WSIS señala que son un nuevo modelo arquitectónico, (¿será que acuerdan con los polideportivos?); que son escuelas públicas y gratuitas. Evidentemente la ULP no informó de la Escuela Generativa Horizonte, de El Volcán, que siendo privada funciona en un edificio público del que no se logra saber cómo se les adjudicó ni a qué costo.

Estamos frente a un premio que no premia lo educativo, la estructura, la organización, los contenidos, la metodología, sino solamente el uso de las TIC en las tablets que regala la ULP regala a los alumnos, y que nos modelos nuevos y de calidad. Como recuerdo que por ley la ULP está autorizada a efectuar negocios, digo que algo me huele mal.

En el pasado mes de mayo, las generativas lograron la mención “Exaltación al Mérito Educativo, Investigativo y Ciudadano Iberoamericano 2019” en el VI Simposio Internacional de Educación RIDECTEI “Ampliando fronteras de la pedagogía” en Madrid, España, organizado por la Universidad Autónoma de Madrid y la Red Iberoamericana de Pedagogía (REDIPE).

La mención fue concedida tras la exposición de la Ministra de Educación Lic. Paulina Calderón, sin verificación ni evaluación alguna de lo expuesto.

Finalmente

No se ha invitado a investigadores ni a figuras destacadas de la educación a visitar estas escuelas, a instalarse en ellas y conocer sus fundamentos, su metodología, su organización, etc. como para que tengamos diagnósticos más creíbles. La anunciada visita del Ministro de Educación de la Nación, nunca se concretó.

No busco pelos en la leche. Aplaudo y seguiré aplaudiendo toda búsqueda de nuevos caminos que superen la decadencia educativa en la que vive nuestra Argentina. Pero la importancia de lo que se necesita nos obliga a actuar con seriedad, a buscar aportes que enriquezcan, evaluaciones serias, críticas que permitan profundizar lo bueno y corregir errores.

Buscando el aplauso dado con ligereza, sin investigar ni verificar lo que se premia, es probable que tanto la ULP como el mismo gobierno, terminen como la madrasta de Blanca Nieves, ufanándose de la belleza que ve en su propio espejo. Hasta que el espejo habló.

SAN LUIS. Junio 11 de 2019

¿IMPORTA LA EDUCACIÓN ?

El intenso relato de las calidades educativas sanluiseñas nunca podrá ocultar la realidad de una educación en decadencia. Quizás no se note tanto, porque toda la educación argentina viene en decadencia desde hace años, sin que los responsables o los que aspiran a serlo, quieran ver la realidad y enfrentarla. Pareciera que para triunfar en nuestra política argentina, un pueblo con mucha y buena educación es un obstáculo. Seguir leyendo ¿IMPORTA LA EDUCACIÓN ?