Archivos de la categoría 16 – El Decamerón

Aquí incluyo notas escritas y publicadas únicamente en EL DECAMERON DE LOS PERIODISTAS, entre los 1995 y 1997. Esta Revista, lamentablemente desaparecida por cuestiones económicas, fue dirigida por Mario Otero inicialmente lo acompañó Roberto Vinuesa.

ALBERTO RODRÍGUEZ SAÁ Y LA CARRERA DE MEDICINA

En un acto partidario reciente el pre candidato a gobernador  Dr. Alberto Rodríguez Saá, dijo: “Traeré la carrera de medicina a la Universidad de La Punta”. Días atrás había prometido llevar esa carrera a la localidad de Quines.  Es presumible que aspire a las dos cosas: carrera de medicina en Quines a través de la Universidad de La Punta (ULP).

Y como en esto de universidades este candidato tiene su historial, es bueno el ejercicio de recordar y precisar. (Y no es ésta  la primera vez que me refiero a este tema) Sigue leyendo ALBERTO RODRÍGUEZ SAÁ Y LA CARRERA DE MEDICINA

OJO… con la democracia

Las intervenciones militares en el gobierno han significado experiencias por demás lamentables en nuestra historia. 1930, 1943, 1955, 1966 y 1976 son los años de inicio de etapas de triste recuerdo. Cada una de ellas significó una etapa de decadencia en todo sentido para nuestro país. Y cada una de esas etapas fue más grave, más cruel y más inútiles que las anteriores. Sigue leyendo OJO… con la democracia

EL ADOLFATO: emergencia por corrupción

Completando lo expuesto en “De la corrupción” (El Decamerón Nº 10), resulta oportuno recordar algunas ideas dadas por Mariano Grondona en su libro “La Corrupción”. Y que son:

*Corromper es desnaturalizar, desviar una cosa del fin hacia el cual debe dirigirse.

*La corrupción del sistema político surge cuando el interés privado de los funcionarios irrumpe en el sistema público.

Sigue leyendo EL ADOLFATO: emergencia por corrupción

DE LAS CORRUPCIONES.

En esta actualidad que nos toca vivir, la corrupción es un tema que ocupa un considerable espacio en la conversación y en la preocupación de todos. Sin embargo, es tanto lo que se la ataca y desprecia sin que se produzcan sanciones (ni sociales ni jurídicas) que a poco vamos cayendo en el cinismo de admitir que todos roban allí donde estén y en el pesimismo de creer que nada puede hacerse. Así, la corrupción aparece como una enfermedad muy contagiosa y endémica. Sigue leyendo DE LAS CORRUPCIONES.