¿QUIÉN DICE QUE NO HAY PROPUESTAS?

En nuestra política argentina se habla demasiado de “oposición” para caracterizar a quienes no comparten la política del oficialismo gobernante de turno. Un concepto éste el de “oposición” que resulta pobre y equívoco.  Porque  la verdadera  razón de ser de la política y de los políticos no es el de oponerse “per se” a una idea o a una persona, sino de la de proponer, anunciar, construir una alternativa nueva y distinta a lo que el juicio crítico señala como merecedor de cambios.

También es bien cierto que desde los gobiernos se usa intensamentelo de oposición para descalificar a sus críticos,  como los pone palos en la rueda, los eternos denunciadores, etc.

De ahí que rija aquello de “conmigo o contra mí”. De enemistarnos, de dividirnos y enfrentarnos,  de buscar el eterno conflicto.

Lo dicho,  a cuento de esta realidad argentina en la que el gobierno nacional propone  e impone  medidas profundas en lo institucional, lo organizacional y lo económico que están produciendo  un alto impacto en nuestra democracia republicana, en la ética, en la producción y la economía.

Los defensores de la política nacional kirchnerista dicen, como ha ocurrido recientemente aquí en San Luis, que ”La dialéctica de los opositores al Gobierno nacional en los medios de comunicación es clara en cuanto a su rol, pero denota en su accionar una torpe manera de oponerse, ya que prácticamente en la totalidad de los temas en que critica el accionar oficialista demuestra no ofrecer al pueblo argentino en general y a sus acólitos en particular, proyectos alternativos como una opción válida para optar.Oponerse por la oposición misma es lo que están demostrando claramente hasta al más distraído de los argentinos, y esto es muy grave. De hecho lesiona no solo sus propios intereses, sino a la democracia también. Porque cuando una gestión gubernamental tiene frente a sí una oposición coherente e inteligente, que marque los probables errores que ese accionar oficialista cometa, seguramente quien gobierne tendrá ejemplos a seguir y si no es obcecada podrá discernir sobre ello para corregirlos.”[i]

Error del opinante que repite el discurso que “baja” desde lo nacional, descalificando a quienes no comparten la política nacional y que esconde la escasa vocación de diálogo de parte de gobierno cuando se trata de vivir la institucionalidad republicana y su  falta de respuestas  a las cuestiones puntuales que son motivo de alarma por parte de gran parte de la dirigencia política y del mismo pueblo.

Este gobierno nacional  tiene a la mano ejemplos de vida republicana, modesta  y honesta, Illia es uno de ellos, pero sigue obcecado en “ir por todo” y en incrementar y ostentar fortunas.  En lugar de seguir el ejemplo de Dilma en desprenderse de los sospechados de corrupción; los protege de mil formas.

¿Y las propuestas?

Según el relato oficial, no hay propuestas.

Las hay. Y muy claras y categóricas. Negarlas es negar la realidad y de escapar al debate democrático.

Cuando se quiere cambiar la mayoría necesaria para poder enjuiciar o remover jueces, la propuesta es NO.

Porque ningún gobierno debe tener un poder casi absoluto para  manejar los jueces a su arbitrio.

Cuando se propone elegir a los integrantes del Consejo de la Magistratura  por voto popular y con candidatos pegados a las boletas partidarias, la propuesta es NO. Porque es elemental que la justicia esté despegada de la vida política partidaria.

Cuando se propone un blanqueo de dineros depositados fuera del país, sin que seexplique su origen, la propuesta  es  NO. Porque esos dineros han sido obtenidos delictivamente y del mismo modo depositadosen paraísos fiscales, dañando la economía nacional, perjudicando a millones de argentinos. Un blanqueo así  es un nuevo delito, un insulto en la cara de quienes trabajan y  cumplen con sus obligaciones a la luz del día.

Cuando se hacen propuestas que afectan la división e independencia de  los poderes del estado; la propuesta es NO. Porque la división de poderes es pilar elemental de una república.

Cuando se usa la mayoría legislativa para cambiar la institucionalidad, la propuesta es NO.  Porque esas mayorías son siempre transitorias, mientras que  las instituciones republicanas son  para todos y siempre.

Cuando se denuncian posibles  corrupciones, la propuesta es INVESTIGAR HASTA EL HUESO YA. Apoyar a los jueces y limpiar al gobierno de corruptos en lo inmediato, como hace la presidenta de Brasil. No esperar a tener una justicia amiga.

Cuando la “revolución” pasa por  otorgar a una sola agrupación el manejo desectores estratégicos de la administración nacional, la propuesta es ASI NO, CON INCAPACES NO. Sí a cargo de quienes sepan de  qué se trata.

Cuando los recursos de ANSES que por ley están destinados el exclusivo pago de jubilaciones y pensiones;se usan para sostener la propaganda oficial en los deportes para todos;  la propuesta es un NO. NO a violar la ley, no a la malversación.

Resumiendo:

No queremos menos república, ni totalitarismo. Queremos más y mejor república.

No queremos vivir  en la violación o en la interpretación antojadiza de la constitución y la ley.

No queremos inutilidad gubernamental, sino capacidad, eficacia y eficiencia.

No queremos  que callen y escondan la corruptela. Queremos transparencia. Y castigo a quienes lo merecen.

No queremos vivir en un país en que la corrupción sea lo habitual y que sólo nos conforme aquello de “roban pero hacen”.

Por cierto que entre los actuales “opositores” al gobierno nacional, hay quienes han demostrado ser lo mismo  que hoy critican. No queremos gobierno como los de los Rodríguez Sáa, los Insfran, los Alperovich, los Gioja,  etc. Todos con la misma matriz corrupta y feudal.No los queremos, ni ahora ni nunca más.

El que hoy necesitemos propuestas de defensa de la república, de transparencia, de capacidad, honestos, habla de la mala salud de nuestras instituciones, y de la incapacidad, ignorancia o vocación totalitaria de quienes se desempeñan en ellas.

Duele reconocer  que a casi 30 años de recuperar la democracia, sea tan imperativo defenderla de quienes la destruyen  desde adentro.

No son propuestas de negación.  Son propuestas de afirmación al Art.1º de nuestra Constitución: “La Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa, republicana y federal…” Propuestas que afirman lo republicano y transparente y rechazan lo totalitario, incapaz y corrupto.

Duele también, que algo tan caro a la argentinidad como el concepto de nacional y popular, haya caído en manos que lo malversan y destruyen.

La propuesta es clara: ESTOS CAMBIOS Y DE ESTA MANERA NO.

No queremos  esta persistente destrucción  de nuestra institucionalidad, a la práctica corrupta y a su tolerancia.

De ahí que muchos de los que hoy  critican al kirchnerismo no merezcan credibilidad ni crédito a futuro. No superaremos el daño del este gobierno nacional con los Moyano, los Barrionuevo, los Solá, los Duhalde, los Rodríguez Sáa, los De La Sota, etc.

Momento de resistencia.

Hoy es imprescindible resistir la destrucción de  la base misma de la república.  Para que al menos quede como está, hasta que desde  dentro de ellay respetando sus mecanismos y  sin trampas,  la mejoremos, profundicemos y aseguremos.

Resistir a la  incapacidad de gobernar.

Resistir a la corrupción.

Resistir a la inmoralidad.

Resistir al patoterismo institucionalizado.

Hay por cierto, una diferencia abismal entre lo que se propone desde el gobierno nacional y la vida en una democracia republicana.

Hay una diferencia abismal entre la pobreza argumental oficialista y el fundamento jurídico, sociológico e histórico de la democracia republicana.

Hay una diferencia abismal entre el fanatismo ciego y acrítico y el diálogo constructivo.

Hay una diferencia abismal entre el clientelismo y la dignidad de la persona humana.

Hay una diferencia abismal entre  papeles firmados por el Gobierno y tener verdaderas reservas monetarias.

Lo único que desde el kirchnerismo se da como respuesta al pedido de más y mejor república, es “somos la mayoría y por lo tanto tenemos derecho a todo”.

Acabada muestra de  ignorancia y vocación totalitaria.

Lo que se necesita ahora.

Como el kirchnerismo no está en condiciones de responder satisfactoriamente acerca de su corrupción, de su  incapacidad y de sus avances  en la destrucción del marco institucional que nos marca el ya señalado artículo 1º de la Constitución; sólo sostiene el discurso de que sufre una oposición por la oposición misma.

Repite y hace repetir que no hay propuestas, mientras trata de esconder sus vicios y de garantizarse impunidad futura;  porque no está capacitado para un debate cierto y serio sobre esta problemática. No cuando no puede ejercer la fuerza.

La propuesta al pueblo argentino es muy sencilla para las próximas elecciones.

Elegir como legisladores nacionales y provinciales a quienes encuentre capaces de defender y afianzar la democracia representativa, republicana y federal. A quienes estén dispuestos a no permitir la sobrevida de ninguna expresión de corrupción.  A quienes sean capaces de respetar y garantizar la división de poderes y el pleno ejercicio de los mutuos controles. A los que esté decididos a dar marcha atrás con toda la legislación que el kirchnerismo impuso en su construcción totalitaria.

Cuando nos falta democracia republicana, la propuesta es a jugarnos por más democracia republicana. Cuando nos sobra corrupción, la propuesta es cero tolerancia  a ella.

El peligro que hoy se cierne sobre nuestra democracia,  impone  estas propuestas.No es que no las tengamos  como dice el kirchnerismo.  Es que no le gustan porque son de democracia, de república, de honestidad y transparencia.

Ya vendrá el momento de propuestas de gobierno.

 

[i]Carlos Fernando Ortiz en PERIODISTAS EN LA RED del 16 de mayo de 2013

0 pensamientos sobre “¿QUIÉN DICE QUE NO HAY PROPUESTAS?”

  1. Estimado Tochi: Coincido plenamente con vos. A tus acertados comentarios me permitiría añadir, con total respeto, que este estado de despotismo y absoluto sometimiento que padecemos los Sanluiseñor no es obra exclusiva de los rodriguez saa, sino que también han contribuido mucho los espacios políticos de la mal llamada oposición u “oposición oficialista” que han cedido voluntariamente el terreno que hoy domina el feudo. Como consecuencia del marketing cuidadosamente elaborado, nuestro pueblo ha resignado su futuro, y por eso se dice que tiene el gobierno que se merece y “el que se le parece”. No me resigno a aceptar que sea cierto, hagamos algo para devolverle la posibilidad de recuperar su dignidad y verdadera libertad, para que a futuro solo se arrodille ante Dios y la Patria. Un abrazo.-

    1. Alejandro: coincido en parte. He sabido decir y de paso ganarme enemistades, que la oposición (concepto que no me gusta) tiene miedo de ganar una elección en San Luis. Y mientras más años pasan, más miedo a querer desatar los nudos que ha atado este feudo.
      El estar ahora sin compromiso partidario, nunca fuera de la política, me hace ver que no se puede esperar nada nuevo y distinto de los actuales partidos. Han conformado una partidocracia y se han reservado los espacios propios de cada uno, o a los que pueden aspirar.
      Se necesita bastante más; dar un patadón a esta forma de concebir la política, dejarnos de pragmatismos y otras liviandades y desde un férreo compromiso ideológico empezar algo nuevo y distinto.

      1. Estimado Tochi: Es saludable el intercambio de ideas y propuestas entre quienes no están atados ni condicionados a otros intereses que no sean los que derivan de un responsable compromiso cívico, que por supuesto privilegia el bienestar colectivo antes que el personal, y la obediencia a Dios ante que a los hombres inicuos y déspotas.
        En épocas pasadas, se podía hablar de ideologías perfectamente definidas y orientadas debido a que el dirigente político, acertada o equivocadamente, concebía todas las acciones previendo combinar un plan de gobierno con la participación del pueblo o interés general, manteniendo siempre el norte que le indicaba su doctrina partidaria.
        Hoy, se han desnaturalizado esas ideologías y progresivamente se van diluyendo en inmumerables corrientes internas que no reflejan los principios que originariamente las sustentaron, y la política como actividad se ha personalizado, y transformado en una herramienta empresarial que no tiene otra finalidad que la de ejecutar programas comerciales y financieros que benefician a unos pocos y condenan a una eterna y degradante probreza a la mayoría.
        El voto es un valor ajustable en esa actividad mercantil, que se mueve dentro de las inversiones de planes sociales; subsidios, ayudas econímicas, etc.
        Esta es la realidad que hay que cambiar desde un ámbito partidario distinto que garantice una oferta electoral basada en una genuina política social, justa e institucional. Este debe ser nuestro compromiso.

        1. Alejandro: Las ideologías cayeron vencidas por el liberalismo económico, que se disfraza d e progresismo y de pragmatismo. Además también viene ganando el calvinismo, con eso de que el éxito personal (poder y dinero) es una señal de que Dios te ha elegido.
          Y esto también nos pasa a los cristianos católicos. Sabés que soy crítico de esta dura realidad. Y que busco el desarrollo del social cristianismo a partir de la Doctrina Social de la Iglesia. Maravillosa doctrina que la misma Iglesia que la elabora, la esconde, no la sabe transmitir. de ahi mis esperanzas de que con SS Francisco se vuelva al espíritu de Vaticano II.
          Debemos asumir que si el país y América Latina están tan mal, gran parte de la culpa es nuestra porque la gran mayoría de nuestros gobernantes y legisladores han sido y son católicos.
          Estoy convencido que es el social cristianismo la salida. Es bien difícil porque es más lo que se anuncia de él, que lo que se lo explica, elabora y difunde.
          Pero ese es el camino.
          Abrazón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.