NOS ROBAN LA MEMORIA

El General San Martín tuvo el don de enamorar desde siempre al pueblo sanluiseño. De ahí surgió la pasión con que nuestro pueblo  se comprometió con el Padre de la Patria en la organización del Ejército de Los Andes, contribuyendo hasta con lo que necesitaba para subsistir.

Una gesta verdaderamente heroica la de San Luis gobernado en aquellos años por Vicente Dupuy  quien llevó un cuidadoso registro de las donaciones recibidas con destino el Ejército. CuantiosO fue  también el aporte en hombres, en soldados; que se había iniciado desde el momento mismo en que San Martín pidió hombres para formar el Regimiento de Granaderos a Caballo, en cuyo bautismo de fuego murieron tres sanluiseños.

El Campamento de Las Chacras en lo que hoy es Juana Koslay, fue el lugar elegido para instruirlos en las artes de la guerra para que participen en la gloriosa epopeya de asegurar la independencia  de Argentina y lograr luego la de Chile y Perú.

 

Justamente en ese Campamento el pueblo de San Luis erigió un modesto monumento allá por los años ´40, mediante colecta popular. Un  pequeño busto del Gral. José de San Martín sobre un  pedestal, un mástil, todo rodeado de árboles. Una gran placa de bronce explicaba ese homenaje nacido del corazón provinciano. Esa placa se advierte en la foto que acompaña esta nota.Con el tiempo se fueron agregando nuevas placas, testimonio de muchos homenajes más, provinciales y nacionales.

Cuando el gobierno de Adolfo Rodríguez Saá decide construir el actual monumento al Pueblo Puntano de la Independencia, se decidió que ese busto sería trasladado al patio de la Casa de los Osorio, dueños originales de ese Campamento y en cuya casa cuenta la tradición, se alojaba el Padre de la Patria en sus visitas.

También se anunció que ese busto estaría rodeado de todas las placas anteriores a la construcción de este nuevo monumento (1991).

Y allí está el busto, apenas se cruza el portal de la vieja casa. Pero las viejas placas han desaparecido, solo unas pocas han sido incorporadas en la parte trasera del portal. Pocas, muy pocas. La gran placa original no está. Ni ahí ni en ningún otro lugar de ese nuevo y gran monumento.

Nada hay que recuerde aquel modesto homenaje que el pueblo pagó por colecta pública, nada de los muchos otros homenajes que allí se brindaron dejando sus testimonios en numerosas placas.

 

El mensaje, a mi juicio  es claro, el reconocimiento de la gesta  sanluiseña comienza con los Rodríguez Saá. Que no haya recuerdos de lo anterior. Que no se conozca la verdadera historia.

Y cabe aquí  señalar una diferencia. El primer monumento era un homenaje del pueblo de San Luis al Padre de la Patria.  El actual monumento es un homenaje al pueblo de San Luis, postergando a  San  Martín a un lugar secundario en ese gran parque. La gran figura escultórica no incluye a San Martín y es lo más destacado;  mientras que el pequeño busto de San Martín queda en un lugar más  retirado y  descuidado.

El Gral. San Martín y el pueblo de San Luis, fueron una unidad. Uno,  el líder que convoca, convence y dirige. Otro, un pueblo identificado con ese líder hasta dar la vida.  Pueblo y líder son igualmente importantes y así debiera ser tenido en cuenta siempre en todo lugar.

 

No están donde debieran las placas que son testimonio cabal de esa identidad pueblo-líder. No hay explicaciones de por qué, no hay  denuncias  de robo ni anuncios de traslado alguno. Desde 1991 a la fecha, ningún dato, ningún registro.

La responsabilidad le cabe al entonces Gobernador Adolfo Rodríguez Saá y a su gabinete de educación y cultura. También de la Empresa Constructora Rovella y Carranza, que demolió lo viejo, debió guardar lo desguazado hasta llevarlo a  donde se debía o debió entregarlo  a autoridad responsable.

Todos ellos son los principales responsables de quea los sanluiseños nos hayan robado un pedazo de historia. Muchos saben  pero callan.

¿Estarán esos homenajes en alguna colección particular? ¿Las habrán vendido como bronce viejo?

Este reclamo lo he hecho en anteriores oportunidades, incluyendo una Carta Abierta al Gobernador Alberto Rodríguez Saá quien ha sabido expresar su pasión por la historia provincial, pero de esto no habla. Es que estos hermanos  el principal interés es reverdecer la historia familiar, a la que consideran como parte del patriciado patrio.

Ni San Luis, ni la memoria del Gral. San Martín se merecen esto.  Sólo nos queda la obligada tarea de la denuncia para que al menos,  haya memoria.

                San Luis. Agosto 16 de 2013.

 

Otras notas referidas a este tema en:

 

http://www.tochimoreno.com.ar/1991/10/stalin-en-san-luis/#more-666

http://www.tochimoreno.com.ar/2006/07/carta-a/#more-433

 

 

0 pensamientos sobre “NOS ROBAN LA MEMORIA”

  1. Profe, anoche tuve la oportunidad de asistir a un festejo familiar en el cual se encontraban dos comisarios, un político electo a no se que cargo por compromiso federal, un policía jubilado y un penitenciario.-
    Cuando se habló del tema salio a la luz que el reclamo si bien es justo cuenta con pocos adherentes por miedo a “no perder el trabajo” como represalia, que el Ubieta es el mejor jefe que haya tenido la policía y que Papaño es un obsecuente del poder, mientras que el político comentaba que el asunto esta organizado y dirigido por el kirshnerismo, en fin, cada uno por su lado sin ponerse de acuerdo.-
    Un abrazo Crisssshhhhtinista y avanti.-

    1. Se me hace difícil imaginar a un cana más obsecuente que Ubieta. Es cierto de lo miedo, mucho más en un fuerza verticalista y sin gremio. También es cierto que siempre hay quienes quieren aprovechar esto electoralmente, por eso pongo lo de la Muni, aunque no le guste!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.