UNIVERSIDADES PROVINCIALES

La legislación  actualmente vigente en nuestra Patria para la enseñanza superior (universitaria o no universitaria) es la Ley 24521 del año 1995. A esa ley deben ajustarse no sólo las universidades del Estado Nacional, sino también las  provinciales y las privadas.

Para mayor claridad leamos:

Artículo 1º: Están comprendidas dentro de la presente ley las instituciones de formación superior, sean universitarias o no universitarias, nacionales, provinciales o municipales, tanto estatales como privadas, todas las cuales forman parte del Sistema Educativo Nacional regulado por la ley 24.195  (Actualmente este Sistema Educativo nacional está reglado por la Ley  26606)

Artículo 26.- La enseñanza superior universitaria estará a cargo de las universidades nacionales, de las universidades provinciales y privadas reconocidas por el Estado Nacional y de los institutos universitarios estatales o privados reconocidos, todos los cuales integran el Sistema Universitario Nacional.

Queda claro así que para ser  universidad en Argentina, hay que formar parte del Sistema Universitario Nacional y para eso hay que tener el  reconocimiento  a través de todas las instancias  que se han fijado por ley.

No necesitan el requisito de reconocimiento nacional aquellos institutos que imparten enseñanza no con títulos de grado, sino de carreras cortas, de pre grado, tecnicaturas o terciarias, según los distintos nombres que reciben. Esta es la educación superior no universitaria y la ley 26206  le reconoce a los estados provinciales  la plena competencia para estos estudios en los Institutos de Educación Superior de sus respectivas dependencias.

Estas mismas carreras pueden dictarse y de hecho así ocurre, en el ámbito de universidades a condición de que ya sean parte del Sistema Universitario Nacional.

Lo que no puede existir en Argentina es una institución que se autodenomine Universidad, sin estar reconocida conforme la ley.

Años atrás, el Instituto Universitario de Seguridad Integral (IUSI), cambió su nombre por el actual de Instituto Superior de Seguridad Pública para adecuarse a la legislación, aunque no se dijo la verdad del cambio.

UNIVERSIDAD DE LA PUNTA

La ley primera de creación de la Universidad Provincial de San Luis ordenaba cumplir los requisitos para ser reconocida. Hecha la presentación, la documentación fue rechazada desde el  Ministerio y la  CONEAU por insuficiente. En lugar de solucionar estas falencias, se modificó la ley (varias veces), se quitó la obligación de lograr reconocimiento  para integrar el Sistema Universitario Nacional y se le cambió el nombre al actual de Universidad de La Punta.

Mientras no haya reconocimiento no podrán dictar carreras de grados (títulos de licenciados,  ingenieros, médicos, abogados, etc. Tampoco de pos grado). Sólo pueden hacer lo que hacen,  carreras cortas.

Debo señalar que la ULP  surgió después del fallido intento de Alberto RS por crear una universidad privada que creo recordar llevaría el nombre de Juan C. Lafinur. Las exigencias legales a cumplir les hicieron ver que con crear universidades no se juega, por lo que se abandonó la  idea y se empezó a tejer la ilegalidad de una universidad provincial sin reconocimiento.

Los dichos de Alberto Rodríguez Saá.

En una editorial radial, luego publicada en el diario de su propiedad, el día 2 de enero de este año, Alberto Rodríguez Saá expresó “Primero para que te ubiqués te voy a decir: la Universidad de La Punta tiene el honor de ser la única NO reconocida por la Nación. ¿Sabés la cantidad de premios internacionales que tiene la Universidad de La Punta? Premiada por lo que ha hecho en astronomía, en medio ambiente, en el mundo digital, en la robótica…  Pero nada de eso se compara con el honor que tiene de ser la única en la Argentina que no está reconocida por la Nación”

Resulta inconcebible que un abogado, ex senador nacional y ex gobernador haga ostentación del incumplimiento de una ley. Casi se diría que es una apología del delito. ¿Qué querrá con decir del “honor” de no ser universidad reconocida por la ley? Es tan irresponsable, tan loco el  dar un ejemplo así a todo el pueblo.

No niego los “premios” que ha recibido la ULP, pero según informa la misma universidad en su web, uno sólo de ellos ha sido dado por la calidad educativa, pero en el nivel primario y secundario. No por enseñanza superior.

No es tan complicado el tema,  si se quiere que la Universidad de La Punta sea Universidad: debe cumplir con la ley.  Si no gusta la ley, que se  plantee su inconstitucionalidad, lo que no ha ocurrido.

Por lo tanto estamos ante una flagrante y reiterada violación a la legislación.

La autonomía propia de las provincias según la constitución y que la legislación educativa  reconoce, no es anarquía.  El  Art. 14 de la Constitución Nacional dice: “Todos los habitantes de la nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamente su ejercicio…” Principio éste de la reglamentación de los derechos, ratificado en la última reforma constitucional en el Art. 37º primer párrafo. Por lo tanto, la provincia de San Luis tiene el derecho a brindar educación superior universitaria, pero según la reglamentación por ley.

Las órdenes del ”jefe”

A poco de asumir Poggi la gobernación, instruyó al entonces Rector de la ULP Ing. Munizaga para que retome las gestiones ante el Ministerio de Educación de la Nación y la CONEAU[i] para lograr el reconocimiento de la universidad. Casi de inmediato Alberto Rodríguez Saá en una editorial radial “le dio con un caño” a esta decisión, por lo que Poggi volvió atrás. Clara demostración de quien tiene la sartén por el mango en este gobierno y de cómo Poggi debe hacer lo que le ordenan por radio. Ratificación  también de que no hay vocación por cumplir la ley.

Más recientemente, cuando asume la nueva Rectora de la ULP Adelaida Muñiz señaló que haría las gestiones para lograr de CONEAU la  acreditación de todas las carreras. Expresión de ignorancia porque CONEAU no acredita carreras cortas como lo son todas las de la ULP. Acredita carreras de grado de universidades reconocidas, no interviene en las truchas.

Quizás no sea ignorancia, sino la intención de  hacer creer que se cumplen la ley.

Téngase en claro que Entre Ríos tiene una Universidad Provincial reconocida como corresponde y que Buenos Aires tiene varias ya reconocidas o en trámite de reconocimiento, también como corresponde.

OTRA UNIVERSIDAD PROVINCIAL.

En el mensaje inaugural del año legislativo 2014 este 1º de abril el Gobernador Poggi anunció la idea de crear la  Universidad Provincial de Oficios Eva Perón con sede en Villa Mercedes y que con asesoramiento del gobierno de Australia se dedicará a carreras cortas técnicas.

Bienvenida la idea de carreras técnicas en oficios urbanos como se ha dicho, porque además de  educar se genera  trabajo sobre base sólida.

Deberá cuidarse Poggi de  no dar ningún paso sin la aprobación de Alberto Rodríguez Saá. Entre otras cosas y para no despertar la ira del señor feudal, deberá seguir haciendo costosos edificios, comprar muchas computadoras e instrumental, y especialmente  seguir con la miserable política salarial para con los docentes. Los que seguramente serán designados a dedo por autoridades universitarias también puestas a dedo, sin demasiados cuidados en exigir  antecedentes docentes o de investigación. Sólo obediencia.

Tampoco se pedirá el reconocimiento  nacional para esta nueva universidad, porque así lo exige el capricho ilegal  del “jefe” Alberto Rodríguez Saá.

Razones de la insistencia

¿Por qué insistir  con carreras cortas en una universidad, si  para ello es suficiente con los institutos de enseñanza  superior no universitaria, que no necesitan  autorización nacional?  Por un lado es más sencillo y accesible dictar  carreras cortas;  las de grado exigen saber y  responsabilidad. También porque el nombre de universidad rinde más en el marketing politiquero. Impresiona el que una provincia haya creado una universidad, dos universidades. Impresiona quizás el matonismo ostentoso que dice  “tener la única universidad no reconocida por la Nación”, cuando en verdad se trata de una NO UNIVERSIDAD.

San Luis es parte de la República Argentina, de  una democracia republicana con un pacto fundacional que es la Constitución, madre de todas las leyes. Es elemental para vivir en una nación así organizada el respetar esa Constitución y las leyes. No en vano Perón, en quien estos funcionarios dicen inspirarse, supo decir “dentro de la ley todo, fuera de la ley nada”. Claro, el nombrar a Perón es una cosa, seguir sus conceptos más republicanos es otra. Y si además a esa “universidad” se la llama Eva Perón, se logra aún  más impacto marketinero y emotivo.

Seguramente esta Universidad Provincial de Oficios Eva Perón, será autorizada por la ley provincial de creación y tal como pasa con la ULP, “para actuar en el campo de los negocios públicos y privados”.

El gobierno feudal de la dupla Adolfo y Alberto Rodríguez Saá, continuado hoy por Claudio Poggi, cuando la  Constitución y la ley no les conviene,  sin el menor prurito las dejan de lado y mediante su manipulación – dominación  informativa “venden” ser los campeones del federalismo y la autonomía provincial; cuando en realidad están socavando, destruyendo la esencia fundacional de Argentina.

Y lo hacen en un tema tan  fácil de resolver como es cumplir  la ley.

Para tener una universidad hay que cumplir la ley 24521, sin vueltas.

Reconozco y aplaudo la idea de incrementar y fortalecer la enseñanza técnica a través de carreras cortas, pero  todos debemos exigir que lo hagan conforme la constitución y las leyes que han  jurado cumplir y hacer cumplir.

Que no nos enganchen en políticas chauvinistas, exacerbando un innecesario  fanatismo provincial.

                                               SAN LUIS. Abril 1 de 2014.

[i] CONEAU. Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.