Universidad Provincial trucha

La Ley  5266/01 creó la Universidad provincial de San Luis,  ratificada el 21 de abril de este año por la ley 5551.

Para esta Universidad anunciaron un modernísimo edificio en la ciudad de La Punta. El que hoy está sin terminar, abandonado y sujeto a robos. Quede claro la importancia que este Gobierno le da a la educación: Para la campaña de Adolfo Presidente se terminó el Estadio de Fútbol en la misma ciudad,  pero no el  edificio universitario.

Por ahora fue nada más que un caramelo que duró lo que una campaña electoral.

Qué se estudia allí?

Aún no se conoce nada de las carreras que se estudiarían alguna vez en esa universidad provincial. Sabemos de profesionales y  académicos  que trabajaron en esos proyectos. Se dijo incluso, que las actividades académicas de esta universidad comenzarían en agosto de 2.003. Pero… nada.

Lo que sí aparecieron son cursos de posgrado ampliamente difundidos por los medios oficiales y por el diario del poder.

¡Qué curioso, hay cursos de posgrado, pero ninguna carrera de grado aparece en el horizonte!

Por qué le decimos trucha?

Porque es  ilegal.

La Ley 24521 de Educación Superior, es la norma  a la que deben ajustarse todas las Universidades creadas y por crear.

Esta ley obliga a que las universidades nacionales, provinciales y privadas sean reconocidas por el Ministerio Nacional.

Crear una universidad no es soplar y hacer botellas y debe hacerse según marca la legislación nacional.

Sin cumplir ese requisito ninguna universidad tiene existencia real en el sistema nacional de educación superior. Y no es un trámite  de mera forma, ya que se evalúa a fondo lo académico, los recursos humanos, lo edilicio, la bibliografía, etc.

Este reconocimiento a la universidad es el primer paso imprescindible para pedir  después  la validez nacional de los estudios que se hagan y  los títulos que se otorguen. Y debe gestionarse ante la Dirección Nacional de Gestión Universitaria y la Comisión Nacional de  Evaluación  y Acreditación Universitaria (CONEAU).

LA 5 tiene informes oficiales de estos organismos de que el Gobierno de la Provincia de San Luis no ha iniciado ningún trámite de este tipo.

Sin este trámite esta universidad provincial es hoy tan  sólo una cáscara hueca, sin contenido. Una mentira, iniciada en el Gobierno, creada por legisladores dóciles que no saben,  sostenida por la prensa propia y  la servil y repetida mecánicamente por funcionarios que de esto … no saben un pito.

¿Y los cursos de posgrado que se anuncian?

También necesitan aprobación para  tener validez nacional. Para que  la CONEAU apruebe un curso o una carrera de posgrado, exige una planta docente  con sólidas investigaciones, más estudios y títulos de posgrado. También se evalúa toda el área específica de la universidad y los contenidos, la duración, la pertinencia, la bibliografía, los recursos edilicios, etc.

Pues nada de eso ha hecho el Gobierno de la Provincia de San Luis. Está dando  títulos de posgrado de dudosa calidad, sin reconocimiento nacional.

 

¿Sirven estos títulos de posgrado que está dando esta Universidad?

Sólo en el ámbito del Gobierno de la Provincia. Y aún así pueden ser objetados por aquellos que han hecho posgrados ciertos y serios conforme la ley vigente.

En el ámbito nacional estos posgrados no tienen validez.

¿ Es ésta una  Universidad?

La Resol. MCyE 206/97, una de las reglamentaciones de la Ley 24521, dice que el uso de las palabras Universidad, Facultad, Universitario y sus derivados, aún en idioma extranjero, para distinguir instituciones, competencias, títulos o profesiones, está reservado exclusivamente a las instituciones legalmente habilitadas para funcionar como universitarias. También que únicamente las Instituciones legalmente habilitadas para funcionar como Universitarias podrán calificar como universitaria o de posgrado la oferta educativa que publiciten, o los diplomas, certificados o títulos que expidan o prometan expedir”.

Todo muy claro, excepto para nuestro Gobierno Provincial. Lo que está haciendo  es lisa y llanamente una mentira, una estafa,  un delito. Que lo sepan los estafados y el pueblo.

Y mientras sigue este festival de mentiras y engaños, hay sueldos que se pagan, gastos que se hacen. Actúa como Rector de esta universidad trucha el Dr. Jorge Benalcázar, frecuente asistente a actos académicos y a las páginas del diario oficial de la familia gobernante. Y a quien se le supo prometer el Ministerio de Economía si Adolfo ganaba. No es mucho lo que se lo ve trabajando en nuestra provincia, es una figurita difícil para los periodistas.

Al cierre de este número de LA 5, nos dicen que Benalcázar habría renunciado a raíz de su discusión (pelea?) con el Gobernador.  Según la misma versión, Benalcázar se habría negado a firmar algunos diplomas hasta tanto se hagan bien las cosas. ¿Pero por qué llegó hasta aquí? Será que ahora el hombre quiere lo legal para seguir cobrando su buen dinero. Pero el Gobernador es quien se mantiene encaprichado en que no. ¿Encaprichado dije?  Caray… debí usar un calificativo más psicótico para estar más cerca de la verdad.

ALGO MAS:

Para tratar de rellenar este sello de goma de la Universidad Provincial, para sostener un poco más la mentira, se tomó la decisión de incorporarle el IUSI (ex Academia de Policía) y los Institutos de Formación Docente Continua. Lo que no puede sino agregar en el futuro problemas a estos institutos. Por ejemplo, el IUSI no puede usar la palabra universitario en su nombre.

El Gobierno mantiene una permanente confrontación con la Universidad Nacional. Al ser ésta la única institución que no controla en la provincia trata de crear su propia universidad; pero a su modo: sin respeto por la ley, creyendo que tan solo con plata y poder se puede reemplazar al trabajo, la investigación , el estudio,  la constancia.

Publicada en revista  LA 5, nº 3  Junio 2004.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.