Presupuesto de La Toma

En su última reunión del año 2006 el Concejo Deliberante de La Toma – Depto. Cnel. Pringles, aprobó finalmente el Presupuesto para el año 2007 conforme el proyecto original presentado por la Intendente Sra. Dominga Estela Torres, del Partido Justicialista.

Este presupuesto es del orden de los cinco millones de pesos y no tiene  previsto ni déficit ni endeudamiento. El aporte de la coparticipación de impuestos provinciales supera el 44 % a lo que deben agregarse  los fondos que otorga la provincia para obras públicas que realiza el municipio.

Este presupuesto ingresó al Concejo Deliberante  el 29 de Setiembre, pero hasta el final del año no pudo ser tratado: La razón de esta demora estuvo fundada en los alcances del artículo 5º del proyecto y que dice así: “El Departamento Ejecutivo Municipal  podrá disponer las reestructuraciones que considere necesarias, incluido cambio de Jurisdicción y Clasificación Económica, tanto de la suma total fijada en el artículo 11º, como para las que resultaren de la aplicación de lo dispuesto en el artículo 5º” (este último referido  al aumento de erogaciones  financiados con aumento de recursos).

Es decir que con esta cláusula, la Intendente puede hacer lo que quiera con el presupuesto, sin la intervención del H. Concejo Deliberante, ni siquiera para informar a éste de lo que se piensa hacer o de lo hecho. De esta forma deja de existir la idea de un presupuesto conocido por todos en sus distintos alcances como para que pueda ser controlado y verificado tanto por el  Concejo como por el pueblo todo; todo se reduce a fijar una suma para que la intendente haga según su exclusivo criterio. Un manejo así del presupuesto es arbitrario y destruye la división de los poderes, uno de los pilares de nuestra democracia. Es un peligroso atentado contra la vida democrática, mucho más peligroso en un año electoral como es este 2007.

Este artículo es una expresión de lo que se viene denominando “superpoderes”, del que vienen haciendo uso y abuso varios gobiernos desde hace años, incluido el provincial y  el nacional. Con la particularidad  que el Senador Adolfo Rodríguez Sáa se los rechaza al Presidente Kirchner, pero sí que los pidió para sí antes y ahora para su hermano Alberto.

El concejal de la Democracia Cristiana, Juan Eduardo Silvera desde que se conoció este proyecto se opuso a este artículo. Silvera señaló que aprobaba el proyecto sin analizar ninguno de sus ítems, a condición de que se borrasen esos superpoderes, postura que no fue tenida en cuenta por la mayoría.

Finalmente fue aprobado el proyecto del Ejecutivo con los  votos del PJ, la abstención del concejal del PUL y el rechazo del Concejal Silvera de la Democracia Cristiana. La concejal Alaniz (UCR) que originalmente se opuso a los superpoderes, faltó a esa sesión.

De esta forma se consumó en nuestra provincia una nueva maniobra de la vieja política destinada a socavar los cimientos de la democracia, lo cual nos refuerza en nuestro compromiso por recuperar en la provincia la plena vigencia de las instituciones republicanas democráticas.

SAN LUIS. Enero 8 de 2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.