No se nos viene el cuco, sino que se nos va la República.

  • Respondiendo a la nota de opinión de Eduardo Gargiulo publicada

     en Periodistas en la Red el día 24 de abril de 2013.

      Ver http://www.periodistasenlared.info/abril13-24/nota9.html

    En lo institucional, los argentinos tenemos la cancha marcada. Y mucho más  para  dirigentes y docentes- Gargiulo es las dos cosas – que deben predicar con el ejemplo.

    ¿Y qué es eso de la cancha marcada?

    Según el Art 1º de nuestra Constitución Nacional, “La Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa, republicana y federal…”

    Eso somos como nación democrática, UNA  REPÚBLICA.  Hay otras formas de democracia que no son republicanas, por ejemplo las variantes de monarquías constitucionales, las democracias populares  de la órbita comunista (lo que queda de ellas) como Cuba,  que tienen partido único.

    Insisto e insistiré hasta el cansancio,  la nuestra es una democracia republicana. Que se sostiene en la existencia de tres poderes, autónomos y  que se controlan mutuamente, para evitar los excesos, la concentración del poder y garantizar el pleno y responsable ejercicio de los derechos de todos sus  habitantes.

    Cuando hay vocación hegemónica, que  puede convertirse  en dictatorial,  se advierten las maniobras de control, dominio, amedrentamiento, etc. de un poder sobre el otro. Ya lo hemos visto en San Luis, ocasión en la que compartimos  marchas, actos, etc. con Gargiulo.

    Y lo que los Rodríguez Sáa hicieron en San Luis, se está haciendo ahora y más descaradamente en la Nación. Lo que fue y es malo en San Luis, lo es también para Argentina.

    Los intentos hegemónicos surgen siempre desde el Ejecutivo, por múltiples razones largo de detallar, pero todas ellas malas razones. Y para controlar al Legislativo, usan  una multiplicidad de maniobras clientelistas y fraudulentas en lo electoral, de las que en estos casi 30 años de democracia tenemos demasiadas experiencias.

    El Poder Judicial es justamente el responsable de asegurar la constitucionalidad en todo lo que se haga, además de significar – por su constitución y forma de elección- un freno a cualquier  intento hegemónico. Es la última garantía de vida republicana.

    De ahí que cuando la vocación hegemónica avanza hacia la dictadura,  necesita meter mano en la justicia para volverla  adicta y partícipe de ese proyecto.

    Ir por todo

    En una república nadie debe  aspirar a IR POR TODO, lamentable e irresponsable  consigna instalada por la Presidenta. IR POR TODO es destruir la república.  Esta idea es sostenida con energía y convicciones recientemente por la diputada Diana Conti,  quien dijo que quien gana las elecciones debe controlar todo: ejecutivo, legislativo y judicial. Conti expresó así con claridad la vocación totalitaria y el  abandono de la concepción de república,  y NADIE DEL OFICIALISMO NACIONAL, le salió al cruce.

    La diputada Conti, con estas ideas es la que  preside la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Diputados de la Nación. Es también la que supo definirse como admiradora de Stalin y stalinista.

    Se le reconoce a Perón  el haber evitado la instalación del comunismo en Argentina, pero hoy los que se dicen sus discípulos se apoyan en quien se inspira y aplaude a un líder comunista responsable entre otras tantas, de la tortura y asesinatos de millones de personas.

    Consejo de la Magistratura

    Se aumenta su número de integrantes de modo tal que el Ejecutivo (éste o el que sea en el futuro) disponga una mayoría clara para imponer sus criterios o antojos.  Cambia la mayoría necesaria para enjuiciar o remover jueces, bajándola a mayoría simple. A pedir de boca de este Gobierno.

    Se rompe claramente el precepto constitucional  del equilibrio en la representación ante el Consejo de la Magistratura,  en esta “democratización” no hay equilibrio.

    El que consejeros sean elegidos por el voto popular en boletas de los partidos políticos es de lo más atroz, dentro de tantas atrocidades.  Siempre se procuró separar los más que fuera posible, lo partidario de la justicia; ahora lo empujan con todo.

    Se acusa a la justicia de corporación, cuando en realidad es un Poder independiente dentro del Estado Nacional. Y para ser juez, fiscal, defensor, camarista, etc deben ser abogados, no hay otra. Se le puede y debe  exigir muchas cosas y efectuarles muchos controles, pero por aquello de zapatero a tus zapatos, son ellos los que deben concursar, evaluar, decidir, etc. en la justicia.

    En San Luis tenemos abogados y contadores para manejar la educación y la salud y ya sabemos cómo nos está yendo en eso.

    ¡¡A ver si todavía se les ocurre democratizar la salud y tenemos que votar para anestesistas!!

    Acerca del ingreso de jueces.

    Está bien que se exijan los concursos, ya está  y así se hace. Pero como no pueden dejar de hacer daño y según esta democratización, de entre los que aprueben  se sorteará a quien se vaya a designar. Una pequeña variante sobre  lo que instalaron los Rodríguez Sáa acá, que del orden de mérito del concurso designan a quien quieren o a nadie si así les conviene.

    Eso de sortear por bolillero  es un manoseo que deja de lado el premiar la idoneidad y capacidad que se evalúa por un concurso abierto y a la luz del día; hace recordar también al bolillero que otorga todas las causas que preocupan al gobierno nacional al juez Oyarbide.

    Y ya que el kirchnerismo quiere concursos para toda la justicia, bien que podría predicar con el ejemplo y decirle a la Procuradora General de la Nación que deje de crear nuevas fiscalías y designando  fiscales subrogantes a dedo.
    Bien que podrían democratizar el gobierno y tomar concursos, así nos evitaríamos por ejemplo a tipos como Recalde que ejerce toda su incapacidad en  Aerolíneas.
    Que no se discrimine en los concursos entre los que ya forman parte del Poder Judicial y los que no, está bien; pero nadie puede negar un mayor puntaje  a quienes ya tienen experiencia, como ocurre con cualquier buen concurso acá o donde sea.

  • Publicidad de los actos de la JusticiaEso ya está. Con solo ingresar a la web de la Corte Suprema se advierte. Pero está bien que se legisle para que se extienda a todos los tribunales y se invite a que las provincias hagan lo mismo.

    Pero como a esta buena gente no les sale eso de predicar con el ejemplo,  hay que destacar que el kirchnerismo viene cajoneando los proyectos para lograr el libre acceso a toda la información pública. Algo propio de una democracia republicana.  Acá se esconde esa información  tal como pasa en Cuba e  Irán, por ejemplo,  países con los que este gobierno estrecha lazos.

  • Declaraciones juradas de los juecesBuena propuesta, pero también está vigente.  Habrá  que asegurarla  y extenderla también para gobernantes, legisladores, funcionarios. Y quizás incorporando a la familia cercana, por eso de la experiencia tenida, no?

    Pero también en esto de democratizar y romper las corporaciones, habría que definir qué caray se hace con esas declaraciones juradas. Porque por ejemplo, de las declaraciones juradas ante AFIP  surge que el matrimonio Kirchner – Fernández multiplicó su fortuna entre 2001 y 2009 en más del 700%  y  don Oyarbide dijo, sin investigar, que todo estaba bien.

    O es para todos el frío o es para todos la cobija.

    Cámaras de Casación.

    En lugar de encontrar la forma de que la justicia actúe más rápido, se agregan nuevas instancias de burocracia jurídica, las que de  aprobarse estas leyes, se cubrirán en el corto tiempo por kirchneristas que fallarán siempre a favor del Gobierno. Fuerte  y vieja  aspiración del gobierno para evitar por ejemplo, las sentencias desfavorables en los reclamos de jubilados.

    Cuestión ésta en la que el kirchnerismo se comprometió oficialmente a no apelar las sentencias desfavorables. Hoy es una PROMESA INCUMPLIDA.

    Con esto será mucho más complicado y caro acudir en apelación a la Suprema Corte.

    ¡¡Bingo para el gobierno!! Podrá seguir dilapidando más fácilmente los fondos de ANSES en fútbol y automovilismo y demás yerbas.

    Las cautelares

    Lo peor de todo, lo más indigerible, lo más anticonstitucional, lo más violatorio de los Derechos Humanos, son la regulación de medidas cautelares contra el Estado y sus entes descentralizados.

    Nos dejan indefensos ante las tropelías que se cometan desde el Estado. Es lógico y deseable buscar la forma de que las cautelares no se eternicen,  el exigir a los jueces más celeridad en resolver las cuestiones de fondo. Pero limitarles de esta forma es una bruta violación del artículo 43 de nuestra constitución. El no tener en cuenta esto, el querer defender este atropello es un triste dato de desconocimiento o de un total desapego por la democracia republicana. Es puro totalitarismo en desmedro de los derechos humanos.

    El tema de las cuasi eternas cautelares no se resuelve violentando derechos, sino con más exigencia y mejor dotación a la justicia.
    Para terminar
    Cada vez resulta más evidente que los legisladores en el momento de sancionar leyes,  deben hacer un ejercicio de “abogado del diablo” y prever todas las futuras violaciones o interpretaciones antojadizas.  La experiencia nacional y la muy rica que en ese sentido tenemos con los Rodríguez Sáa, obligan a no dejar rendija alguna.

    Y el pueblo en el momento de elegir sus representantes debe hacer lo mismo.

    La democracia republicana no se agota con poner un voto en una urna;  es obligación ineludible controlar a los elegidos, exigirles rendición de cuentas, tener nuestros ojos en su nuca. Es demasiado valiosa y delicada una república como para que nos abandonemos.

    La resistencia a este paquete de leyes, surge por eso, porque ejercemos juicio crítico y autocrítico, porque cuidamos la república que tanta sangre costó.

    Hay mucho que cambiar en la Justicia, pero no con esta rapidez patoteril, no con estas ideas stalinistas. La democracia republicana se mejora con más democracia republicana.

    Para poder atacar así a la justicia y a la república se debió avanzar primero en la destrucción de la educación pública, en la caída de la calidad educativa y en tener altos porcentajes de desempleo de manera tal de cubrir las apariencias con distintas formas de política clientelar y concretar tanto fraude. Que es lo que practican estos gobiernos tan poco amigos de la democracia republicana como son los de  Rodríguez Sáa y los Kirchner, entre otros.

    Esta reforma, esta pretendida “democratización de la justicia”, es más bien una stalinización de la Patria, y  queda  al borde de darle la suma del poder público a quien tenga mayoría de votos a como sea, sin controles ni límites.

    Estas leyes van en contra de las necesidades de las personas, del Bien Común; limitan nuestros derechos y reducen nuestras posibilidades de defensa frente al poder del Estado, le sirven al Gobierno, especialmente a éste, para apretar a los jueces,  concretar sus aspiraciones totalitarias y lograr impunidad para sus prácticas corruptas.

     Estamos en uno de los peores momentos de la historia de nues

    Respondiendo a la nota de opinión de Eduardo Gargiulo publicada

     en Periodistas en la Red el día 24 de abril de 2013.

      Ver http://www.periodistasenlared.info/abril13-24/nota9.html

     

     

2 pensamientos sobre “No se nos viene el cuco, sino que se nos va la República.”

  1. Tochi, tu vocacion democratica es indiscutible y loable. Tu texto tambien, salvo en aquellos parrafos referidos a las “consecuencias”, en donde segun mi opinion, sos muy dramatico. “Estamos en uno de los peores momentos de la historia de nuestra Patria”, “stalinizacion de la Patria” son textos, por lo menos exagerados. Ademas estaria bueno que a esta Republica y esta Constitucion que tanto defendes les exijas cumplimiento, ó sea cumplir con la constitucion es por ejemplo cumplir con el 14 bis, en cuanto a distribuir ganancias a fin de año, tambien deberias pedir a los patrones que lo hagan y Republica es un lugar donde lo central es la Res Publica y no los countris y separados por una tapia los arrabales miserables, las cuatro x cuatro y los R12 destruidos, las escuelas privadas con aire acondicionado y la educacion publica de guardapolvos rotos, los salarios de miseria y las ganancias de gerentes y dueños inconmensurables, el diez por ciento de la gente con el noventa por ciento del dinero y viceversa, etc. etc. etc.
    Estoy contigo en exigir ResPublica, no en declamar una que no existe y en exigir Constitucion Popular y no esta lista de articulos burgueses que permiten por ejemplo, carceles llenas de menesterosos y countris llenos de ladrones protegidos por la seguridad privada.
    Con el afecto y el respeto de siempre.
    FELICITACIONES por tu inmensa labor de preocupacion por los temas centrales de nuestra vida cotidiana.
    Fuerte Abrazo.

    1. Gracias, quisiera poder meterme en todos los temas de los que tirás puntas. En unos cuantos no me da el cuero, en otros lo he hecho y lo hago hasta donde puedo. los lunes por la mañana en Radio Dimensión tengo una columna sobre educación.
      Muchos me pegan diciendo que no me gusta nada. Y lo que pasa es que debemos ser muy exigentes para que se haga algo.
      Creo lamentablemente que estamos en un muy mal momento de nuestra vida republicana, porque nunca antes se la atacó asi desde la misma democracia. Ni los dictaduras se animaron con las cauitelares. No les dieron bola, pero no se animaron a reglamentarlas de esta foirma.
      Lo de stalinización lo afirmo prque esa es la idea desde la cual Diana Conti actúa tal como lo supo confesar por TV. Laclau es un pensador marxista desde la comodidad de su ciudadania y universidad inglesa; y era el pensador de cabecera de Néstor, Cristina lo sigue aunque lo entiende bastante menos.
      Es un momento difícil y tras haber estado tantos años en política desde un partido, ahora estoy convencido que los actuales partidos no pueden darnos nada nuevo y distinto. Hay que ver otros que realmente tengan ideología y coherencia entre lo que dicen y lo que hacen.
      No tengo muchas esperanzas de ver cambios en lo que me queda, pero seguire dando pelea en la medida que sepa y pueda. Abrazon

      PD. Quién sos, hg?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.