FLACO HOMENAJE A LOS MAESTROS

¿Para qué la  parafernalia de actos oficiales de  recordación y homenaje a Sarmiento y a los maestros? ¿Acaso creen que con actos y palabras se los honra, se les agradece?

Pues no es así. Porque, al menos en San Luis, los actos pasan y  luego las cosas suelen  seguir como antes.

Se honra siguiendo el ejemplo de tantos y dando ejemplo propio.

Desde esta perspectiva, este gobierno feudal no homenajea para nada ni a Sarmiento, ni a los docentes ni están dando a la educación  el lugar que la Patria necesita.

Nos hablan de nuestra educación como si ésta  fuese la quinta esencia de la educación argentina. Cuando en realidad es una cabal muestra de discriminación, de incapacidad, de destrucción de la educación pública, de incumplimiento flagrante de la ley.

Los viejos y bien recordados Gabinetes Psicopedagógicos fueron reemplazados  en el 2004, por los Centros Técnicos  de Apoyo al Aprendizaje (CTAAP), debe haber uno en cada región educativa, con un solo profesional en las especialidades previstas. Un número que a todas luces es más que insuficiente para trabajar con  alguna posibilidad  de hacer lo que hace falta. Sólo una región,  la I, ha tenido desde  aquella fecha hasta hoy toda la dotación de profesionales.

La multiplicación de escuelas auto gestionadas y generativas y las otrora chárter, son una descarada muestra de la vocación por la privatización de la educación pública, siguiendo las instrucciones de Breton  Woods, en la oficialización del neo liberalismo. Causa  por la que en estas escuelas se destruye la carrera docente a través de una precarización laboral vergonzosa.

Las escuelas de jornada extendida que señala la última  ley  de educación,  la 26206, destinadas a instalarse primeramente en zonas postergadas socio económicamente, muestran también el incumplimiento por parte del gobierno provincial, al igual que en la inmensa mayoría de las provincias.

Las escuelas en barrios carecientes y de localidades más pequeñas o alejadas, son  las que más carecen de una planta docente completa, particularmente en docentes especiales.

Todavía el segundo cargo no se paga como corresponde por un derecho clave en lo laboral: mismo trabajo, misma remuneración.

Hablando de sueldos, en una escala nacional en la cual  ninguna provincia paga lo que la docencia merece y la Patria necesita, San Luis está por debajo de la media nacional.

Hay más  cuestiones por denunciar, pero son éstas las más notorias a mi juicio y sobre las cuales más he reclamado.

Reclamos inútiles.

Amparándome en la ley de Acceso a la Información Pública –V-0924-2015- l5 solicité en su momento información y precisiones sobre estas cuestiones.

Lo hice al ex ministro Sosa, tanto en sus funciones simultáneas de Ministro como de rector de la ULP, No respondió nada.

Lo hice al ex  ministro Amitrano, sobre cuatro temas, me respondió tres.

Lo hice al Lic. Salino, rector actual de la ULP. No respondió nada.

Lo hice más recientemente a la ministra Spinuzza. Tampoco he tenido respuestas.

Recuerdo  que la ley fija un plazo perentorio para responder, para pedir una prórroga o para demostrar que esa información es reservada y no cabe una respuesta. Hay una acción de amparo, que sigue el usual lento y temeroso trámite en nuestra justicia.

Cada consulta telefónica que hago para consultar sobre el estado de los reclamos, es respondido con evasivas, con negaciones, con comunicaciones cortadas abruptamente, etc.

Delitos.

No respetar las leyes provinciales (tampoco la constitución)  es una lamentable constante en el gobierno de la familia feudal Rodríguez Saá. Ya estaría ameritando un cambio en la fórmula del juramento de los funcionarios para que diga  “juro incumplir” en lugar de “juro cumplir y hacer cumplir”.

Para estos casos se ha acuñado la figura de incumplimiento de los deberes de funcionario público; un eufemismo para hacer más liviana la verdad: quien no cumple la ley, es un delincuente y no otra cosa.

No son moco de pavo estos persistentes delitos de los funcionarios de  la educación provincial (ya verán que los hay en otras áreas)

El delinquir contra estas leyes de la educación, significa violar derechos humanos, construir discriminación, condenar a la pobreza.

Convengamos también que, muy lamentablemente, estas cuestiones raramente interesan a quienes se interesan por los derechos humanos. Ni a los medios de comunicación, que tras la publicación puntual de una o más noticias, no siguen los temas con la persistente  continuidad denunciante que el tema necesita. De donde se obtiene el desconocimiento y despreocupación de esta problemática por parte de la mayor parte de nuestros comprovincianos.

Feudo.

Flaco, flaquísimo homenaje al maestro son los sosos discursos, hoy  la ministra Spinuzza se lleva el premio, las palabras huecas, las superficiales promesas; porque aquí, en San Luis, van acompañadas por la inutilidad gubernamental al servicio de la aniquilación de nuestra educación.,

Una política así de despreocupación destructiva para con la educación es una de las claves  para la  construcción de un feudo.

Como en los feudos medievales ¿habrá que ir de pueblo en pueblo como los juglares de antaño, para cantar estas verdades en cada plaza?

Los feudos se construyen de arriba hacia abajo por la vocación corrupta y totalitaria de los gobernantes. Se destruyen  de abajo hacia arriba, por la creciente concientización, por la persistencia en el reclamo, por elegir bien, por no rendirse.

Ojalá que en lo poco que queda de campaña electoral hasta octubre, alguien  se ocupe por instalar estos temas en la conciencia sanluiseña, por pelearlos política y comunicacionalmente.  Hasta ahora, en tantos años, lamentablemente se ha hecho poco y nada. Se ha perdido mucho tiempo, las políticas en  educación exigen muchos años para mostrar resultados.

Nuestra actual situación es fruto de casi 34 años de feudalismo. Será brava la mano para lograr lo que  necesitamos.

El homenaje

Lo bueno que hay, porque lo hay, se debe fundamentalmente al honrado esfuerzo, la pasión, el amor al prójimo y a la docencia de muchos maestros y profesores que no se rinden, que honran la profesión por sobre cualquier mezquindad.

Más que promesas, que palabras grandilocuentes, el homenaje que vale es el permanente grato y cariñoso recuerdo que cientos de generaciones tenemos para con nuestros maestros y profesores. Más grande aún, cuando esos alumnos hemos decidido convertirnos en colegas de aquellos que admiramos.

Para cerrar, un concepto clave del Sarmiento educador  (porque del otro tengo severas reservas):

TODOS LOS PROBLEMAS, SON PROBLEMAS DE EDUCACIÓN.

Alguna vez;  gobernantes, legisladores, dirigentes, habrán de entenderlo.

SAN LUIS. Setiembre 11 de 2017

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.