Elecciones 2011 * II-ACERCA DEL FRAUDE.

Pasadas la sorpresa de los resultados de las novedosas  elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) de agosto pasado, surgieron denuncias  por fraude en cantidad e intensidad notoriamente superiores a lo usual tras cada elección.

El Diccionario de la Real Academia Española  define así a fraude:

1. Acción contraria a la verdad y a la rectitud, que perjudica a la persona contra quien se comete.

2.  Acto tendente a eludir una disposición legal en perjuicio del Estado o de terceros.

3.  Delito que comete el encargado de vigilar la ejecución de contratos públicos, o de algunos privados, confabulándose con la representación de los intereses opuestos.

 Según estas acepciones,  el concepto es bien amplio y  cubre con claridad todo  lo que se ha denunciado.

Antes de avanzar en este análisis, cabe destacar el impacto que nos produce a los sanluiseños la tremenda caradurez  de los hermanos Rodríguez Sáa  y sus acólitos al quejarse por el fraude sufrido y denunciarlo a los cuatro vientos.

¡Justamente ellos, ejecutores en San Luis de todas las maniobras fraudulentas conocidas e inventores de unas cuantas!  Pero es propio de la personalidad psicopática el  ver en otros defectos que se ignoran  en su propia conducta.

Desde las elecciones internas del PJ en 1983 a la fecha no ha habido elección en nuestra provincia que no haya estado signada por maniobras fraudulentas. Y ahora quieren dar al pueblo argentino una imagen de honestidad política que no les sale y pocos creen.

Volvamos ahora a las recientes PASO y  siempre teniendo presentes las definiciones del inicio, cabe precisar que el fraude se puede encontrar antes, durante y después del acto electoral.

El primer  fraude.

La más grande muestra de fraude lo constituye la  sanción de la  Ley 26571, que reformó las leyes 23298 Orgánica de Partidos Políticos y 26215 Financiamiento de Partidos Políticos.

Esta legislación está decididamente orientada  a  lograr una drástica eliminación de partidos políticos de los llamados “chicos”. Eliminación a partir de exigencias y trabas difíciles de cumplir a partir del accionar de quienes ejercen el poder a través de políticas clientelares, de ayuda social, de subvenciones, dádivas, etc.  a cambio de la adhesión partidaria.

Otra muestra de fraude con esta ley lo constituye el hecho de que para poder  sancionarla se aprobó a las apuradas antes que el kirchnerismo  perdiera  en el 2009 su  ajustada mayoría parlamentaria conforme los resultados de la elección de junio de ese año. Aún así no les alcanzaban sus votos en Diputados, por lo que negociaron con algunos legisladores opositores. A cambio del voto de éstos,  accedió a postergar la plena vigencia de  algunos de los artículos más exigentes para esos partidos “chicos”. Tan pronto el kirchnerismo logró aprobar la ley  26571, la Presidente (seguramente a instancias de su esposo) la promulgó vetando justamente los dos artículos que habían consensuado días atrás con la oposición.

Esta maniobra es una jugada sucia, una traición al diálogo, a la palabra empeñada, a la misma democracia. En suma, un fraude.

 En esa misma línea se inscriben el  adelantar unilateralmente la fecha de las elecciones nacionales establecidas por  ley para octubre, como ocurrió en 20098, en base a las estimaciones del momento más favorable para quien ejerce el poder. Esto de cambiar la ley conforme las conveniencias propias, perjudicando a todos los demás es también un fraude.

También es fraude previo todo lo que suele ocurre en la campaña electoral.   las obras inauguradas varias veces,  el reparto de dádivas varias, el empleo de  los medios de comunicación de propiedad estatal al exclusivo servicio de la campaña electoral gubernamental ( Canal 13 San Luis y la TV Pública son categóricos ejemplos); el no respeto a la veda de inauguraciones de obras por parte del gobierno (tanto los Rodríguez Sáa como la Presidente lo hicieron usando siempre algún eufemismo para intentar disimular); la ruptura de la veda de propaganda oficial en las últimas 48 horas ( En el programa de Trombetta por Canal 13 San Luis del día 12 de agosto y en la entrevista a la Secretaria Electoral Federal Dra. Randazzo se pasó publicidad  del gobierno provincial),  el uso del aparato gubernamental para pagar gastos de campaña como viáticos por ejemplo es usual aquí.

También es una forma de fraude el que en algunas localidades los padrones tengan hasta diez veces más votantes que habitantes.

 Fraude durante el acto eleccionario.

Mientras se vota  aparecen los dirigentes o punteros oficialistas que se instalan en aulas u oficinas de cada escuela y allí con computadoras, teléfonos, compañía o ayuda policial, etc. se maneja todo lo que ocurre en la elección en esa escuela. Especialmente con el control de quienes no han concurrido a votar conforme la información que reciben de sus fiscales y hasta de las mismas autoridades de mesa.  Por cierto que todo esto se hace a favor del oficialismo. Y no nos olvidamos de las “cadenas de votos”, de la falta  en votos opositores en las urnas de muchas localidades.

De esto último se quejó Alberto Rodríguez Sáa en esta última elección, lo que señala que está  recibiendo lo mismo que dio siempre aquí.  Las autoridades de mesas en San Luis durante mucho tiempo fueron designadas de entre miembros del gobierno y  dirigentes oficialistas, y no en pocas ocasiones han sabido amenazar a los fiscales generales de la oposición con hacerlos retirar por la policía si insistían en denunciar algunas de estas maniobras. Estas mismas autoridades son las que rechazan los planteos de voto impugnado o recurrido. También las que aceptan certificados con firma de autoridad electoral fotocopiada  autorizando a electores voten con documento anterior al consignado en padrón. No olvidemos que  un caso así fue el del ex senador nacional Ochoa que votó al menos dos veces, tuvo condena  firme. Pero después que terminó su mandato.

 Fraude en el escrutinio.

Siempre existieron escrutinios con diferencias entre la cantidad de votantes y la suma de votos para cada categoría. Pero nunca tantas y tan importantes como en el 14 de agosto. Porque en esta oportunidad se pusieron en internet los facsímiles de  las actas de todas las mesas del país para cargos nacionales. Fue impactante el comprobar cómo se habían convertido los 6 y los 0 en 8, los 1 en 7: cómo se habían agregado números en las decenas, etc.  Al eliminar estas “correcciones” las cifras totales coincidían. Tan notorio fue esto y tanto sustento daban a los reclamos, que el Gobierno nacional ordenó hacer desaparecer esa información de Internet.

Otra forma más sofisticada, peligrosa e imposible de resolver es el manejo del software informático. En este caso concesionado sin concurso previo a una firma española que ya tenía malos antecedentes en estas cuestiones. Lo que se estima hizo esta empresa es cargar la información correcta de las actas, pero a medida que se sumaban las mesas, cambiaba los datos llevándolos a porcentajes pre establecidos a gusto de los mandamás.  Justamente por este manejo informático es que varios países europeos han prohibido el voto electrónico. Esto explica  mucho de lo que pasó con la información del escrutinio desde el primer minuto.

 Lo que dijo la Justicia

Nunca antes la Justicia dijo  palabra alguna  acerca de las denuncias de fraude. Este año no fue así. Mientras algunos jueces señalaban estas “ irregularidades” (eufemismo para no decir fraude), como la Dra. Servini de Cubría y el Dr. Blanco; otros lo negaban o minimizaban, como ocurrió con el mismo Presidente de la Corte Suprema Dr. Lorenzetti, lo que lo puso en una posición complicada ya que sus palabras pueden ser tomadas como prejuzgamiento en caso de algún reclamo llegase al cuerpo que preside.

Por cierto que las autoridades nacionales con el Ministro del Interior Dr. Randazzo a la cabeza, negaron y siguen negando todo.

No hubo fraude.  Dicen  el Ministro Randazzo y el juez Lorenzetti. Pero a su vez las autoridades electorales han cambiado muchas autoridades electorales a causa justamente de las irregularidades y los reclamos.   Lo que no deja de ser un claro reconocimiento a las denuncias efectuadas.

 Todo sigue igual.

Pese a los dichos que reconocen irregularidades como nunca antes, todo sigue igual. Especialmente la empresa que maneja el procesamiento de los datos. Ellos siguen por lo cual para el día 23 de octubre habrá que esperar porcentajes de votación para los candidatos conforme a las conveniencias y pactos que tenga el gobierno nacional. Seguramente esta vez la “cocina” de los números estará orientada a los cargos de legisladores nacionales para que el nuevo período que nadie discute tendrá la Presidente,  ésta cuente con una  cómoda mayoría legislativa que le dé una pátina democrática a lo que haga.

 Conclusiones.

El fraude electoral viene de lejos en nuestra Patria. Lamentablemente forma parte del ADN de muchos de nuestros gobernantes y dirigentes. Lo que se explica en su escasa convicción democrática y en sus aspiraciones a gobernar el mayor tiempo posible, sin diálogo,  imponiendo,  usando  los recursos estatales a su exclusivo servicio. Y  con mayorías así obtenidas cambiar la dinámica y el mutuo control de los poderes del  Estado.

 El fraude que se vivió en agosto pasado y su nueva versión en octubre  abren un panorama pesimista para nuestra República. Por su persistencia, su intensidad y la impunidad. Nos pone en la cierta posibilidad de gobiernos notoriamente más autoritarios y corruptos que los vistos y sufridos hasta este momento. Porque más adelante llamarán a nuevas elecciones para consultarnos sobre el rumbo, para reformar la constitución, etc., y esas elecciones serán de la misma naturaleza que éstas que denunciamos hoy.

No son las instituciones republicanas y democráticas las que fallan, son los hombres que han perdido de vista la ética y los valores propios de nuestra concepción cristiana del mundo y de la vida.

No es un buen futuro lo que nos espera así. Pero se lo resuelve con convicciones firmes y acción persistente. Cambiando el rumbo que los partidos políticos han ido tomando últimamente para ejercer su vocación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

7 pensamientos sobre “Elecciones 2011 * II-ACERCA DEL FRAUDE.”

  1. Por eso creo la mejor solucion seria la voleta unica o el voto electronico, siempre me rio con la pelicula de Porcel y Olmedo referida a una campaña politica es un cambalache de la epoca de elecciones

  2. José: el voto electrónico no es ninguna garantía. La Corte Suprema de Alemania lo ha prohibido. Y lo mismo en Finlandia y Holanda. El fraude ahí se hace en el software que recibe los datos y los transforma en los porcentajes que quieren los que lo manejan. esta denuncia se le hizo a la empresa INDRA en Venezuela y en Ecuador. Esa misma empresa es la que cuenta los votos en esta elección. Por lo tanto… es posible que la cocina esté trabajando.
    Esa empresa también anda en negocios con la Univ. de La Punta.
    La Boleta única y separada por cargos, como en Santa Fe, es lo mejor que he visto. Pero contando luego a mano, con palotes si es preciso; porque el escrutinio electrónico no me merece confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.