Día del Maestro

A nuestros docentes.

Lo mejor que tiene nuestra Argentina está firmemente ligado a los logros de la educación gracias a la vocación de trabajo y servicio de nuestros docentes.

La Democracia Cristiana quiere que nuestra Patria retome la senda del crecimiento de la mano de la educación, especialmente de la educación  pública. Y es éste un camino difícil porque no podemos olvidar que tras el maquillaje de la obra pública ostentosa,  cara y mal hecha; este Gobierno parece ignorar que en esos edificios hay personas que aman lo que  hacen y con quiénes lo hacen. Y que necesitan vivir con dignidad y contar con todo lo necesario para cumplir tan importante tarea.

De ahí las políticas cuando menos erráticas en lo salarial, en la organización y conducción. Y coherentes en el irrespeto a la normativa legal y en  destruir la carrera docente, en provocar la división gremial, en la no-satisfacción de las necesidades; en no propiciar un ámbito familiar propicio para el estudio. Y no olvidamos la represión que supieron sufrir los maestros, ni los intentos de privatización encubierta de las escuelas.

Todo eso y algo más, viene ocurriendo entre nosotros desde 1984,  en un marco orientado a poner  la educación al servicio de un partido y de un proyecto de poder familiar, reñido con las  instituciones republicanas y democráticas que la educación supo enraizar profundamente en nuestro pueblo.

Las consecuencias de esta política se están viendo y seguramente se agravarán en  el futuro. Se necesita una política educativa que sea una cuestión de estado, con planificación en el corto, mediano y largo plazo. Decididamente participativa y con todos los recursos humanos y materiales necesarios.

Educación de toda la persona humana;  para todo nuestro pueblo y a lo largo de toda su vida.

No es éste un objetivo fácil, pero sí tan necesario como apasionante. Y se puede desde el  compromiso militante, solidario, constante y valiente del pueblo. Sin individualismos, ni vedetismos, ni  egoísmos.

La pasión con que nuestros maestros y profesores cumplen su tarea no alcanza. San Luis necesita en este caso de la unidad armónica – aún en las diferencias- de la docencia junto a la dirigencia política y social para cambiar el rumbo de la historia provincial.

Abramos las puertas a la cultura del diálogo y del encuentro transformador de nuestra realidad.

La dirigencia política que quiere el cambio tiene un lugar reservado. Lo ocupará en la medida en que demuestre que está decidida a cambiar ella misma antes que nada.

¡¡¡Felicidades  maestros,  profesores, preceptores y auxiliares de San Luis!!! Reciban Uds. el cariñoso saludo de todos. Y que se cumplan sus mejores aspiraciones profesionales.

La Democracia Cristiana de San Luis abraza solidariamente a todos los ejercen la noble profesión docente, les felicita y agradece su labor. Al tiempo que los invita a sumar sus esfuerzos en la construcción de una nueva política, a conformar la nueva dirigencia que el pueblo necesita y reclama.

La educación deberá ser la columna vertebral de las transformaciones que se necesitan en San Luis.

SAN LUIS. Setiembre 11 de 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.