COSAS DE LOS RELATOS

El relato político vino a aparecer para pintarnos el mundo color de rosa cuando no es tan así. También para esconder trapisondas, corruptelas, destrucción de las instituciones republicanas. El relato no es patrimonio exclusivo de una sola expresión gubernamental. A falta de virtudes, sobra el relato.

Caso Alicia.

Alicia Margarita Antonia Kirchner viene desempeñándose como Ministra de Bienestar Social desde el inicio de la presidencia de su  hermano Néstor Carlos Kirchner, allá por mayo de 2003.

Más de 10 años como Ministra de un gobierno que se ha mostrado  muy duro con la  dictadura de 1976 a 1983. Duro con la dictadura, sus partícipes y hasta con los descendientes de los partícipes.

Pero también la Ministra Kirchner tienen un historial muy ligado a la dictadura. Si bien ella se ha cuidado muy bien de no incluirlo en sus currículos publicados oficialmente (es decir que miente ahí) la verdad es la siguiente:

a)      Fue designada Sub Secretaria de Acción Social en la Prov. de Santa Cruz por la intervención federal en 1975, presidencia de María Estela Martínez de Perón.

b)      Llegado el golpe de estado de Videla, siguió en ese cargo durante toda la dictadura.  Tan buen vínculo tuvo con sus jefes militares que siguió en su cargo cuando cambiaban el gobernador de facto y los ministros.

c)      En  las elecciones municipales de Río Gallegos de 1995 se presentó como candidata a Intendenta llevando como candidato a concejal por Carlos Muratore, quien fue Secretario General de la Gobernación durante esa misma época de dictadura en Santa Cruz.

Es decir, que Alicia Kirchner no tuvo una equivocación pasajera, durante siete años integró la peor dictadura que sufrió nuestra Patria y cuando regresa la democracia es candidata junto a otro personero de esa dictadura.

No tiene acusaciones en cuanto a responsabilidades en desapariciones, torturas o muertes. Pero sí la responsabilidad de compartir esas acciones ya que nunca elevó su voz en contra, ni abandonó el gobierno. Lo dejó recién el 10 de diciembre de 1983 cuando regresó la democracia.

Alicia Kirchner tiene conciencia de lo que hizo y de lo que formó parte, de ahí que cuidadosamente ha eliminado de su currículo publicado oficialmente su actuación entre 1976 y 1983; haciendo creer que su función se desarrolló en dos períodos diferentes, uno en 1975, y el otro en 1983, cuando en realidad fue ininterrumpido. Si oculta, si miente sobre este episodio de su vida es porque indudablemente “tiene cola de paja”.

Pero claro, de eso no se habla. O mejor, a eso el relato oficial del gobierno nacional, no lo menciona, no lo recuerda y sí lo esconde.

¿Y por casa?

También el gobierno feudal de San Luis transita por el camino de ocultar sus viejas relaciones con la dictadura pasada.

La más clara y contundente, la carta que varios sanluiseños le enviaron al ex Almirante Massera denunciando a ciudadanos, algunos de los cuales terminaron en la cárcel y otro muerto. Esa carta tiene la firma aclarada de Alberto Rodríguez Sáa y una sin aclarar que coincide con la que se le conoce a Adolfo Rodríguez Sáa. Otro de los firmantes es el ex diputado provincial Oscar Hugo Sáa.

Uno solo de los firmantes pidió disculpas públicamente. El resto como si nada. Incluso siendo presidente (por poco tiempo afortunadamente), gobernadores, senadores, diputados, etc.  Gran parte del espectro político del país calló y consideró a los hermanos Rodríguez Sáa como sus iguales, la gran mayoría de los medios nacionales callaron y callan, los mismos organismos de Derechos Humanos poco hicieron al respecto.

Hay también otros funcionarios y jueces del gobierno de San Luis desde 1983 a la fecha con pasado en la dictadura.

Quizás el más notorio es el de Carlos Guillermo Maqueda quien fue asesor legal  del entonces Jefe de Policía y hoy condenado por delitos de lesa humanidad, ex capitán Carlos Esteban Plá. También fue ministro del último gobernador del proceso, Brigadier Di Rissio. Ya en democracia fue juez provincial luego Fiscal de Estado y actualmente miembro de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas y Laboral n° 2, en la ciudad de San Luis.[1]

Sin cargos tan importantes, pero sí con varios y desde el gobierno de Adolfo RS hasta el actual de Poggi, es el caso de ahora detenido  Tte. Cnel ® Alberto Eduardo Camps.

Memoria, Verdad y Justicia.

Qué contradicciones tan difíciles de entender esto de gobiernos democráticos que tanto atacan a la dictadura y tanto homenajean a los que la sufrieron y  que incluyen en sus filas  a varios de  los que formaron parte de la violación de las instituciones republicanas de nuestra democracia y callaron (y callan aún) sobre los horrores que en esos años se vivieron.

El gobierno nacional propuso y logró el feriado del 24 de Marzo como día nacional de La Memoria, por la Verdad y la Justicia.

Pero tanto el mismo Gobierno Nacional como varios provinciales, entre ellos el nuestro de San Luis,  no tienen Memoria de lo que hicieron  algunos de los suyos;  no dicen toda la Verdad sobre esas personas y por lo tanto no puede haber verdadera Justicia.

Como supo escribir tiempo atrás Eduardo Galeano: “El derecho de recordar no figura entre los derechos humanos consagrados por las Naciones Unidas, pero hoy es más que nunca necesario reivindicarlo y ponerlo en práctica: no para repetir el pasado, sino para evitar que se repita…”

Mientras, hay protección y hay complicidad. ¿Qué más habrá?

            San Luis. Marzo 24 de 2014

[1] El periodista Daniel Quiroga ha denunciado ante el Superior Tribunal de Justicia los antecedentes de Maqueda, sin que haya novedad alguna acerca de su tratamiento.