Acerca del Kirchnerismo * Elección de Cristina

En esta política pos modernista en la que es muy evidente que se busca más el poder que el Bien Común, en la que casi no existen líneas de acción fundadas en doctrinas o ideologías  y en la son pocos los límites   morales que se respetan; se van a realizar en pocos día más las elecciones presidenciales.

Casi se puede decir que hay muy poco ambiente electoral. Es que de la manera en que hoy por hoy se dan las relaciones entre los medios de comunicación más importantes y el poder político – económico, todo parece estar resuelto.

No obstante ese clima superficial, hay mar de fondo y es mucho lo que nos merecemos deirnos y escucharnos entre los argentinos.

El proyecto familiar kirchnerista lleva de tal manera la cosa que las elecciones aparecen como innecesarias. Todo está cocinado a favor de Cristina, tal la manipulación informativa, tal el uso de los medios oficiales, tal la adhesión den del con poderosos manejan los medios de comunicación.

*  Estamos ante un proyecto político familiar. Los sanluiseños sabemos bastante de esto, también los santiagueños entre otros. Un proyecto iniciado en Santa Cruz y trasladado a la Nación acudiendo a prácticas mañosas que no podemos dejar de repudiar, desde el momento mismo en que nuestro partido se llama demócrata, destacando el valor que esta democracia, perfectible sí, pero por ahora lo mejor que tenemos.

*  Recordemos los manejos hechos allá con los jueces y que se repiten en lo nacional, ver por ejemplo los cambios en el Colegio de la Magistratura, rechazados en su momento por la mayoría de nuestros distritos. Tengamos presente también las destituciones que el presidente hizo de quienes le sucedieron en la gobernación santacruceña. Demostrando que la provincia es un feudo del presidente. No olvidemos que en  Santa Cruz Kirchner impuso la reelección indefinida de Gobernador. ¿Esta será la calidad institucional de la que  nos habla Cristina?

*  El kirchnerismo participó intensamente en la demencial propuesta de Rovira de una reforma constitucional para ser reelegido; poniendo al servicio de esta idea ingentes recursos nacionales en un  festival politiquero. No podemos olvidar esa política institucional del gobierno actual.

*  De los fondos santacruceños por  regalías petroleras se sabe que se depositaron afuera y se dice que van a volver. Pero aquí no valen los dichos, la transparencia de los actos de gobierno obliga a que se sepan, a que se vean documentadamente  todos los detalles, incluidos por cierto los montos de intereses capitalizados y qué destino tuvieron. No acuso, exijo claridad.

*  La Sra. de Kirchner se levantó un día siendo senadora por Santa Cruz y se acostó siendo senadora por Buenos Aires. El Sr. Scioli es candidato a Gobernador de una provincia en la que vivió  un par de años siendo niño. El Dr. Bielsa siendo diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires fue candidato a Gobernador por Santa Fe.  Todo esto ocurre a partir de textos constitucionales  interpretados antojadizamente. Quienes actúan así  no nos pueden hablar de calidad  institucional, porque son todas situaciones que obedecen a  proyectos de acumulación de poder sectorial.

*  La senadora Fernández de Kirchner tiene frenado en su despacho desde 2004, un proyecto de intervención a la justicia sanluiseña, apoyado por muchas instituciones políticas y sociales y con pruebas categóricas. No pido que  lo aprueben así porque sí, simplemente que se lo analice, se lo discuta,  que se lo haga público.  No ocurre así, porque lo que hace la familia Rodríguez Saá en San Luis se  parece mucho a lo que  hizo  la familia Kirchner en Santa Cruz antes y en la Nación ahora. Entre bueyes no hay cornadas.

* Se cambió (mejorando) la forma de designar jueces de la Corte Suprema. Y se designaron varios que representan distintas formas del pensamiento nacional. Pero se cuidaron muy bien de designar a quien represente al mayoritario pensamiento cristiano católico. Hay una firme y persistente actitud de ataque hacia nuestra creencia.

*  ¿Cuál es la calidad institucional de la maniobra con Borocotó y tantos otros dirigentes mejicaneados?   ¿Y la de las maniobras de  funcionarios nacionales con la valija de los  dólares? ¿Y la de la bolsita de Felisa Miceli? ¿Y los gastos de Picolotti?

*  ¿Y qué decir de la campaña electoral de Cristina en el exterior viajando en misiones oficiales? ¿Y de los actos en el país a los que también viaja con su esposo el presidente? Debemos ver quien corre con esos gastos. Y no es poca cosa. Es calidad institucional.

*  Cuando se supo que Blumberg  no era ingeniero, la prensa oficial y la misma fuerza oficialista le castigaron duro. Hoy,  que se duda del  título de abogada de la Sra. de Kirchner nadie sale al cruce. La Universidad sólo dijo que el legajo de alumna fue retirado por Presidencia de la Nación.  ¿Cómo se llama esto?   ¿Por qué el secreto y la escondida?

*  En el abc de nuestro partido está la defensa  de la vida. Mientras que los funcionarios  kirchneristas son  abortistas.  Y no sólo eso,  sino que además para concretar el último aborto conocido llevaron a la madre desde Entre Ríos hasta Mar del Plata para hacerlo a escondidas,  en un verdadero secuestro.  Y por cierto que nada dijeron del pedido del abuelo para hacerse cargo del niño por nacer

* Siendo candidato el presidente Kirchner dijo que propiciaría una burguesía nacional, pero día a día vemos cómo más y más empresas nacionales  pasan a manos extranjeras. En esa misma línea se   frenan  las iniciativas tendientes a asegurar la soberanía sobre tierras y recursos estratégicos.

* Se nos enfrenta con los uruguayos por la pasteras sobre el Río Uruguay, pero cínicamente se calla acerca de nuestras propias contaminaciones: la de nuestra industria papelera, la que sufren en Santiago del Estero o la que hace la industria minera  en San Juan con las aguas y los hielos que se afectan. Y digo solamente San Juan porque Gioja es una de las primeras espadas kirchneristas. Lo de Catamarca  viene de antes, pero también se calla y nade se resuelve.

*  Nada se dice tampoco sobre el bruto daño ambiental que plantea la expansión de la agricultura, especialmente la sojera. Nuestras  selvas están siendo liquidadas por grandes empresas y los gobiernos provinciales y nacional callan como buenos cómplices. El proyecto de ley de defensa del bosque nativo está enterrado sin que se la mueva porque no conviene a ciertos intereses. Y el oficialismo es mayoría.

*  ¿Y la contaminación del Riachuelo? ¿Y la del Reconquista? Si bien vienen de lejos, ahora sólo hay acciones de maquillaje y poco  serias.

*^ ¿Y lo que pasa con nuestros pueblos originarios? Siguen clamando por sus  tierras, por sus derechos, por su salud, su educación. ¡Por querer comer!. Esta situación nos hiere en la médula misma de nuestras creencias, porque hay discriminación, hay ensañamiento, hay indiferencia. Los gobiernos no deben esperar a que estos hermanos nuestros pidan algo. Deben actuar en forma directa por una elemental cuestión de amor a Dios y al prójimo.  Ni las provincias ni la nación actúan como se debe. Así como se encaró con  energía y decisión el esclarecimiento y  castigo por la violencia de la pasada dictadura, incluyendo las indemnizaciones pagadas a quienes la sufrieron,  se debe actuar con los pueblos originarios.

* ¿Y el paco en el Gran Buenos Aires? Allí donde imperan los intendentes que hacen cola para ver quien es más kirchnerista, nadie resuelve la erradicación del crimen de la droga. Y nos están matando en vida a cientos de miles de jóvenes. Al igual que con otras mafias delictivas, las acciones son  esporádicas.

*  Podemos anotar a  favor  de este gobierno las mejoras a los jubilados, algo de mejora en el PAMI; algunas mejoras formales en educación, pero con cosas de fondo con las que disentimos.

*   Puedo poner también en el haber el tema de la deuda con el Fondo, especialmente porque soy profano en el tema. Pero al mismo tiempo nos endeudamos con Venezuela, y son los mismos venezolanos quienes dicen que Argentina les paga los intereses más altos del mercado de bonos. ¿Curioso no? Justamente  con el país de las valijas con dólares. Justamente con Chávez quien cada día muestra mayor inclinación al totalitarismo.

*  Podemos anotar una mejora en la economía, pero sin asentarse en cambios estructurales; más bien con acciones sueltas y hasta inconexas. Y sin que mejore la matriz distributiva. Ahora se destaca  como política la manipulación obscena  de los datos estadísticos (INDEC). Se miente con la inflación, con los precios, con el desempleo (porque se cuentan como trabajo los muchos miles de planes sociales de bajo importe, sin obra social, sin aportes jubilatorios, sin estabilidad y con escasa capacidad productiva). Estas mentiras son  también una violación a los derechos humanos. Una mentira necesita de otra para taparla. Pero con todas ellas no se puede construir una sola verdad.

*  Los ingresos al tesoro  tienen mucho que ver con retenciones cada vez mayores y con el mantenimiento de  una política impositiva que sigue castigando al consumo y favoreciendo al que más tiene.

*  También ponemos en lo bueno al cambio del sistema jubilatorio, pero los fondos que vuelven al sistema de reparto  se los suman al superávit y son objeto de manotazos para cerrar cuentas. Lo que antes el matrimonio Kirchner aprobó, uno como Gobernador y otra  como legisladora,  hoy lo callan y cambian sin la menor autocrítica.

*   A favor también  la investigación y castigo de las violaciones a los DDHH en la dictadura. Pero los DDHH son muchos más que los que violó la dictadura.  Hoy se violan otros …  y nada.

*  Las políticas de seguridad y defensa, si las hay, son insuficientes o malas. Porque la verdadera solución a la violencia pasa por la calidad de vida.

* Lo mismo con la salud y la educación. Si bien aquí hay mucha responsabilidad provincial, el Estado nacional no puede hacer como que no sabe  o no ve, debe actuar ejerciendo el principio de subsidiariedad. Algo muy nuestro y que no debemos olvidar.

*  Deben haber otros aciertos, pero tanto los señalados como los olvidados son parte de la obligación del gobernante. Para eso fueron elegidos. Pero  no fueron elegidos para hacer mal todo lo que hemos dicho (también seguramente con otros olvidos).

*   Sobre todo para quienes desde la Democracia Cristiana hablamos del respeto a la dignidad de la persona humana, del valor de la vida en todas sus instancias, de la trascendencia de nuestras vidas, de la justicia, de la ética, de la transparencia de los actos de gobierno, del respeto a las instituciones democráticas.

*  Cuando surgió lo de la Concertación plural, escribí e hice circular una nota. Me quedé corto y por  mucho. La kirchnerista  no es  una concertación política para fijar objetivos, acciones, etc. Es   un verticalismo cuyo único  objetivo es que muchos lleven sus candidatos presidenciales. Se parece   mucho más a una  promiscuidad  política electoral que a una concertación. Docenas de partidos pegan  sus candidatos a la fórmula presidencial buscando el beneficio del arrastre.  Y entre todos  ellos nuestra  Democracia Cristiana.

¿ Es que alguien piensa que se va cambiar al kirchnerismo desde adentro? ¿Cuál adentro,  si en ese   adentro están solo los pingüinos de pura cepa? Los demás, apenas pegados y sin  ningún  compromiso  oficial para concretar alguna idea política de los supuestos concertados.

* Parece que el apoyo nacional a  proyectos  productivos de la Democracia Cristiana, y que  debiera ser una obligación gubernamental si la idea es buena; debe agradecerse poniendo a todo el  partido en esta parodia de concertación olvidando tanta acción gubernamental definitivamente reñida  con nuestro ideario democrático y cristiano.

Insisto, ¿ alguien cree por ventura que la DC está  dentro del proyecto kirchnerista y que desde esa  posición  podemos cambiar algo?

Tenemos historia en esto de apoyar otros proyectos. En otros casos tuvimos alguna intervención en el armado. Y nos salimos cuando se empezó a violar esa construcción.  En este caso no hemos participado desde el inicio y estamos entrando a algo que ya se viene mostrando muy por fuera de nuestras bases. ¿Es que el pragmatismo nos pudo y abandonando nuestra doctrina política nos metemos de lleno a la posmodernidad?

Espero que no.

San Luis * Octubre 15 de 2007


 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.