ACERCA DEL AUSENTISMO DOCENTE

El Ministro Emer se sumó en el día de ayer a los ataques que desde el gobierno se viene haciendo a la educación y a la salud pública. En este caso arremetió contra ambos sectores, pero más fuerte sobre el docente, con datos del ausentismo en el mes de marzo.

Vaya uno a saber cuánto de cierto tiene la cifra que esgrimió, cómo se la tomó, con qué definiciones, etc. Pero el caso es que desde esa cifra, entró a sacar cuentas acerca de cuántos pesos pagó el gobierno a los que faltaron, cuánto a los reemplazantes, etc. Tiró una cifra de $6.400.000 para marzo, lo que podría llegar a los $51.000.000 al año.

Así las cosas, nuestros docentes son los malos de la película, por lo que  empezaron “a cobrar”  desde distintos sectores.

Estadísticas y ausentismo

Pero como dicen que las estadísticas son como los trajes de baño que muestran lo superfluo y ocultan lo esencial, estos datos del ministro Emer dan para muchas dudas.

La primera de todas es que las estadísticas de San Luis vienen mintiendo desde mucho antes que las del gobierno nacional.

Por otra parte y esto es más que sabido para los que están medianamente informados, no todas las ausencias escolares tienen reemplazante. No cuando la inasistencia es por pocos días, sólo las licencias prolongadas. Y ESTO SÓLO CUANDO  LAS AUTORIDADES  SE DECIDEN A HACERLO EN TIEMPO Y FORMA. No muestra este gobierno una alta preocupación por cubrir rápido las licencias de docentes.   Son  demasiados los grados, cursos o asignaturas que pasan mucho tiempo sin la debida designación del reemplazante. También ocurre en los cargos directivos.  ¿Tiene Emer el cálculo de cuánto  se “ahorra” de esta forma el gobierno?

Y digo “ahorro”, cuando en verdad lo que se hace no designando reemplazantes es degradar la educación y lesionar los derechos de los alumnos y de todo el pueblo sanluiseño a tener una buena educación.

Por lo tanto la multiplicación que el Ministro Emer hace de días de ausentismo por cantidad de pesos diarios, es incorrecta, es falsa, es mentirosa.

El trabajo docente.

Pero hay otra cuestión más importante que una multiplicación mentirosa. Y es la causa del ausentismo docente.

El ministro Emer,  por ser hombre de  la contabilidad, se dedica a las cuentas equilibradas o con saldo a favor. Ignora o no tiene en cuenta las cuestiones humanas en el trabajo humano. No debiera existir un gobernante que deje de lado o no conozca de los valores humanistas que deben guiar a toda sociedad. Y cuidarlos, promoverlos, incrementarlos.

Los salarios docentes de San Luis, están claramente entre los peores del país. No obstante  y por vocación o porque así debe ser y porque la situación socio – económica de la provincia lo exige, cada docente dedica muchas horas a estudiar, a preparar o comprar bibliografía,  material didáctico,  a buscar útiles escolares, ropa y hasta remedios y comida para algunos de sus alumnos. Muchos deben salir a hacer milagros con lo poco que les dan a cada escuela para los comedores o la copa de leche. Y tantas otras tareas extras más que siempre ha cumplido la docencia argentina y de lo que nos debemos enorgullecer. Tareas que no son reconocidas ni en lo salarial ni en el trato amable al menos.

Los bajos salarios obligan a tener otro trabajo u otro cargo docente. En este último caso nos encontramos con el persistente delito contra la constitución nacional cuando manda “mismo trabajo, misma remuneración”, ya que el segundo cargo en San Luis se paga con chauchas y palitos. Un verdadero escarnio para todos los sanluiseños que este gobierno explote así, delictivamente,  a los docentes.

Y los docentes deben  superar toda esta multiplicidad de tareas y complicaciones, muchas de ellas fruto de la inoperancia del mismo gobierno, para estar frente a los alumnos con la mejor cara, el mejor ánimo y toda su capacidad al servicio de las jóvenes generaciones. Debe dejar de lado los problemas de su vida familiar, sus carencias económicas para dar lo mejor de sí a sus alumnos. Pero cuando vuelve a su casa no puede hacer lo mismo, los problemas de la escuela y de sus alumnos están presentes en su casa, en su familia; a quienes les quita tiempo y atención para resolver problemas sociales creados por el gobierno.

Con una situación laboral así, cómo cree el ministro Emer que los docentes pueden encarar su vida familiar? ¿Criar y educar a sus hijos? ¿Acompañarlos en su crecimiento? ¿ En su incorporación a la vida? ¿A jugar o conversar con ellos?

La educación en números.

¿Algún experto en contabilidad o economía puede  acaso poner un costo a esta tarea? ¿Se animará  a intentarlo el  Ministro? ¿Se dará cuenta Emer del tremendo estrés que se genera así en la profesión docente? ¿Sabe de las enfermedades profesionales de los docentes? ¿Sabe que la Obra Social no siempre cubre todo?

El ausentismo docente es causado casi en su totalidad por enfermedades psicosomáticas fruto del estrés. Son enfermedades profesionales, que todos los gobiernos se ocupan muy bien de ignorar. Otros trabajos reciben sumas por riesgo, el docente no. Otros reciben  la ropa específica, los docentes no. Y la lista puede seguir.

Los números no pueden expresar nunca todo  lo que pasa en  educación, apenas pueden dar un pantallazo muy general y ambiguo. Ésta es una actividad humanista, a la que los números reflejan sólo parcialmente. Sus buenos resultados se ven al cabo de varios años, mientras que las consecuencias de los errores o de las omisiones, impactan casi de inmediato.

La educación, Ministro Emer,  no se mide como las compras y ventas,  o como el movimiento bancario, no se pesa como las cosechas, ni se  cuenta como al stock ganadero. Es un proceso humano, insisto hasta el cansancio en esto, porque quienes participan de la educación, todos ellos, deben acudir a esa tarea sanos,  bien alimentados y bien vestidos, tranquilos, bien pagos, bien protegidos,  felices y satisfechos de tener un trabajo que les permite crecer personal y familiarmente. Si no hay felicidad en todas las personas que participan de la educación, ésta nunca podrá ser de calidad.

¿Al gobierno de la provincia, al Ministro Emer les preocupa el ausentismo? Pues bien, sepan que la principal culpa es de ustedes. Que pagan poco y mal, que estafan con el segundo cargo, que no les garantizan ni a los docentes, ni a los alumnos el clima necesario para que la educación sea lo que debe ser y lo que la Patria toda necesita. Y así generan toda la multiplicidad de enfermedades profesionales.

¿Cuánto tiempo le dedica el ministro Emer a saber en qué condiciones trabajan los empleados del gobierno (todos ellos)? ¿Se anima a seguir la agenda semanal por ejemplo, de un maestro rural de nuestra provincia?  No es bueno hablar desde la comodidad de una nueva, cómoda y hermosa oficina, con calefacción o aire acondicionado, con elevados sueldos, gastos de representación, viáticos, transporte asegurado, etc.

Finalmente

Sería un buen ejercicio de imaginación, el pensar cuánto duraría la salud  de los gobernadores, ministros y legisladores si tuviesen que trabajar en las condiciones que lo hacen los docentes.

Enoja y mucho, que haya tanta persistencia en los gobiernos por  ignorar lo que pasa en la educación en general y en la docencia en particular. O que conociéndolo tengan tanta  insensibilidad para no resolverla o tanta incapacidad para no saber qué hacer.

¿Cómo mediría el Ministro Emer el impacto presupuestario y social  si la docencia toda, cumpliera sólo con su obligación horaria  frente a alumnos y se desentendiera de todo lo demás? ¿Si trabajase a reglamento como otros gremios lo han sabido hacer?

¿Tiene el Ministro el cálculo del ausentismo de los legisladores provinciales, deseos que se duplicaron el sueldo a fin del año pasado? ¿Ha sacado las cuentas de cuánto se ahorraría si se aplicara el reglamento y no se les pagara los días que no asisten?

O es para todos el frío, o es para todos la cobija. No discrimine Contador Emer.

Una vez más el gobierno provincial, en este caso por intermedio del Contador Emer, ataca a la educación pública desacreditando  mentirosamente  a los docentes. Están queriendo encontrar excusas para seguir explotándolos salarialmente.

El pueblo debiera cerrar filas junto a los docentes, acompañarlos en su tarea diaria y  exigiéndoles a los gobernantes que de una buena vez la educación tenga la prioridad que toda Argentina necesita.

San Luis, 4 de abril de 2012.

 

 

9 pensamientos sobre “ACERCA DEL AUSENTISMO DOCENTE”

  1. Tochi, mil gracias ojala toda la comunidad comprenda q en el banquillo de los acusados tiene que estar el gobierno ante tanto atropello a la educación publica y sus maestros. te dejo un gran abrazo

  2. Desde hace demasiado tiempo la Salud como la Educación son considerados Gastos y No Inversión que protege y desarrolla el potencial biológico, social y cultural de un pueblo. El deterioro de la situación de los docentes en general (Primarios, Secundarios o Universitarios) y el correspondiente retroceso de la calidad educativa son aspectos correlativos de esta Visión que precisamente la tienen aquellos “malos copiadores” de las experiencias de afuera y poco conocedores de la realidad de adentro. Si bién este proceso ha mostrado cierta recuperación en los últimos años a nivel Nacional teniendo en cuenta que se destruye rápido pero se tarda en reconstruir, en el caso particular de San Luis desde hace mucho tiempo, abundan los malos copiadores que han sustituido a los “Buenos Hacedores del Bienestar de nuestros comprovincianos de la mano de la Educación y la Salud”

  3. cuanta razon, Tochi!!!! GRACIAS….aunq éstos. Emer incluido….dan los numeros como se les da la gana…..CARADURAS…IMPRESENTABLES….LADRONES DE GUANTES BLANCOS!!!!

  4. No puede hablar de la docencia quien no es docente, o nunca se desempeñó como maestro, profesor o auxiliar docente. Un educador no comienza ni finaliza su tarea en el aula. Debe preparar su clase, buscar información, corregir trabajos, elaborar informes, atender a los padres, preparar actos y carteleras, asistir a reuniones. Y siempre capacitarse. Y todo esto lo hace fuera del horario escolar, tiempo que no está previsto en las magras remuneraciones que recibe. Y todo esto lo hace restándole tiempo a su familia y a su propia vida personal. Sin contar que el docente es actualmente el receptor de un sinnúmero de problemáticas sociales, las que trata de resolver con su mejor predisposición: Es psicólogo ante los niños golpeados, maltratados o abandonados; lo es con los padres separados, desocupados o violentos. Es asistente social, a la vez, siendo el nexo entre niño/ familia y otras instituciones (justicia, salud, otras). Es enfermera, curando al niño lastimado. Es acompañante terapéutica, cuando un alumno a su cargo se enferma. Es en muchos casos la que organiza colectas para ayudar a familias necesitadas. Esto, sólo por dar algunos ejemplos, haciéndolo siempre fuera del horario de clases. Y más allá de todo, es la que se preocupa por seguir educando a niños y jóvenes, no obstante las críticas de personas como el Ministro Emer, que de números sabrá mucho, pero de educación no conoce nada.
    La Educación Pública, pilar del crecimiento de nuestro país, necesita que se la revalorice, que el Estado atienda las necesidades inherentes a ella, manteniendo las escuelas acorde a las necesidades actuales, nombrando en tiempo y forma a los docentes de todas las áreas, facilitando el material para el normal funcionamiento de la institución, estableciendo los lineamientos educativos acordes al del resto de la Nación, no hacinando a alumnos en las aulas, siendo receptor de problemáticas para buscarles soluciones, cubriendo todas las vacancias de personal de maestranza para garantizar el trabajo en escuelas limpias y sanas, cubriendo las vacantes de personal directivo, de administrativos, de supervisores.
    En los últimos años, el ejecutivo provincial ha hecho economía y ha pauperizado a la educación. Ha explotado a todo el personal que trabaja en las escuelas, sobre-cargándolo de tareas, no nombrando por meses y hasta por años a docentes, privando a los alumnos de conocimientos básicos e indispensables, no nombrando directores lo que ha llevado a escuelas prestigiosas a estar a la deriva, no pagando el doble turno como corresponde, no cubriendo vacantes de docentes especiales como música, educación física o artísticas, olvidándose que la Educación es la formación integral del ser humano.
    Tanto olvido, tanta desidia de parte de un gobierno, no tiene perdón. Este cerrar de ojos o el mirar para otro lado produce desazón, enferma.
    Tal parece que al Ministro Emer sólo le preocupan los números. No importa a qué costo. Mucho menos si se mejora la calidad de la educación invirtiendo lo que corresponde en donde corresponde, no derivando (lo no usado y necesitado) de la partida destinada a Educación a otros fines, esos a los que él y sus antecesores quieren encuadrar como cultura.

    1. Tenemos plena coincidencia Cristina. No sería de extrañar que esta política gubernamental tenga que ver con la discusión salarial buscando con ésto desacreditar a la docencia con el pueblo y lograr que éste se ponga en contra d e los docentes. Y como siempre destruir la educación pública para que no se formen ciudadanos con capacidad crítica. Y ahora tratando de sumar alumnos a las escuelas digitales, en las que no hace falta ser docente titulado, sino solamente un vasallo obediente.

      1. Las afirmaciones del contador Emer son tendenciosas mal intencionadas y propias de quien quiere ser mas papista que el Papa. En primer lugar como ya se dijo en la editorial, no se paga el doble cargo, tenemos los sueldos mas bajos del país y si se me permite agregaría que la docencia esta compuesta mayoritariamente por personas de sexo femenino por lo tanto si comparamos este ausentismo con el gremio de los camioneros, veremos que el gremio docente tiene un porcentaje muy alto de ausentismo pero se olvida el ministro Emer que a las mujeres por ley les corresponde una licencia de maternidad mucho mayor que a los hombre por paternidad? Por otra parte los decentes tienen por ley 5 días de licencias por razones particulares? Debemos renunciar a estos derechos que por leyes nacionales y provinciales nos corresponde? Y para terminar les comentos que las licencias menores a 30 días no se cubren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.